Andalucía, Cádiz, ⭐ Portada, 🎶 Pentagrama

Un certamen para recuperar la Esperanza

Featured Video Play Icon

Los últimos meses han sido muy duros para todos los ámbitos de nuestra sociedad, algo de lo que las hermandades y todo lo que implica el orbe cofrade, desde luego, no han sido ajenas.

El pasado fin de semana tenía lugar, por fin, tras mucho tiempo de espera, un certamen bajo el lema «Sones de Esperanza» en el que se congregaron diversas formaciones musicales en El Puerto de Santa María, concretamente en The Lace Park, al aire libre.

El viernes 30 de julio seis bandas tomaron parte para deleite de los asistentes: la A.M. Humildad y Paciencia de El Puerto de Santa María, la B.C.T. Despojado de San Fernando, la B.C.T. Caridad de Jerez de la Frontera, la A.M. Lágrimas de Dolores de San Fernando, la B.C.T Tres Caídas de Triana y la A.M. Virgen de los Reyes, ambas de Sevilla.

Daba el pistoletazo de salida la prometedora formación musical portuense de la Humildad, que interpretaba marchas como «Virgen de la Paz» o «Danos la Paz», entre otras.

Tomaba el relevo la primera de las dos formaciones musicales de San Fernando que participaba en el certamen, la B.C.T. Despojado, que daba muestras del progreso de la formación. Interpretaron obras como «La Traición», «Éxodo» (estreno) o «El Refugio de una Madre» engarzada con «Eternidad».

Seguidamente, desde Jerez se hacían escuchar los sones de la Banda de la Caridad, una apuesta sobre seguro que muestra su consolidación con su marcado repertorio con aires trianeros, habiendo sonado marchas como «Arrepentimiento», «Abrazado a Triana» o «Mi Madrugá», entre otras.

Posteriormente, sonaban las inconfundibles melodías de la A.M. Lágrimas de Dolores de San Fernando, una formación que ya antes de la pandemia se situaba a la vanguardia de su género, algo que no parece tener visos de cambiar. La banda isleña interpretaba marchas como «Lacrimas», «Por su Bondad» o «La Esencia de un Barrio», demostrando el maravilloso repertorio propio de la formación gaditana.

El barrio de Triana se plantaba en el corazón de El Puerto de Santa María con la llegada de la Banda de las Tres Caídas, que hacía sonar marchas como «V Estación», «El Alma de Triana» o «La Misericordia del Padre», dejando a las claras que ninguna pandemia puede con la brillantez de la excelente formación musical sevillana.

Venía a coronar las actuaciones del sábado la A.M. Virgen de los Reyes de Sevilla, que dejó constancia de que la línea ascendente que venía experimentando la formación sevillana no parece haberse detenido. Se alternaron marchas clásicas como «La Saeta» o «Al Compás de la Laguna» con otras más modernas como «La Esperanza de María», «A Jesús por María» o «Salud para los Enfermos».

Por otra parte, el sábado 31 de julio, otras cinco bandas pusieron la guinda a un certamen que bien podría ser el comienzo del fin, un halo de esperanza, por fin, en el horizonte. La A.M. Polillas de Cádiz, la B.M. de Villalba del Alcor, la B.C.T. Rosario de Arriate. la B.C.T. Presentación al Pueblo de Dos Hermanas y la guinda la puso la B.C.T. Rosario de Cádiz.

Los inconfundibles sones de los Polillas de Cádiz arribaron a última hora al certamen en tierras portuenses y, como no podía ser de otra manera, estuvieron más que a la altura, brillando con luz propia. Sonaron obras como «Transitus Domini», «La Plata de Cádiz» o «Un Quejío al Cielo», para deleite de los asistentes, dando buena cuenta del gran repertorio propio de la banda gaditana.

A continuación sonaba la música de la Banda Municipal de Villalba del Alcor, la única de este género que hacía sonar sus acordes en El Puerto de Santa María, así como la única onubense en participar en el certamen. Sonaron obras como «Madre Hiniesta», «Pasan los Campanilleros» o «Siempre la Esperanza», uno de los himnos oficiosos de la época del confinamiento.

La continuidad la ponía la B.C.T. Rosario de Arriate, una formación espléndida pese a no estar lo suficientemente reconocida en el panorama musical actual. La formación malagueña hizo las delicias del público asistente con marchas como «Vida», «Agnus Dei», «Príncipe de la Caridad» o «La Profecía», haciendo gala de un repertorio maravilloso una vez más.

La Banda de Cornetas y Tambores de la Presentación al Pueblo tomaba el testigo, mostrando una imagen de la formación de Dos Hermanas que, afortunadamente, parece comenzar a recuperar el esplendor de un pasado no muy lejano. Se hicieron escuchar con marchas como «Salus Christi», «Madre» o «Sentir», entre otras, mostrando un gran nivel interpretativo.

La guinda la ponía una banda que en la última década ha mostrado una solidez inquebrantable, permanente a la vanguardia del género, llevando a gala el nombre de Cádiz allá donde brinda su música. La Banda del Rosario de Cádiz hacía sonar marchas que quedan grabadas a fuego en el imaginario colectivo cofrade, como «El Milagro», «Eternidad», o «Cristo», rematando con la Marcha Real engarzada con «Consuelo» y «Gitano Tú eres.. de Santa María», que vino a coronar una actuación sublime para delirio del público asistente. Parece que no ha pasado el tiempo para los músicos gaditanos. Suenan tan excelentes como siempre.

En definitiva, un concierto en el que participaron distintas formaciones musicales que marcan la línea a seguir, en el que puede haber sido un punto de inflexión en lo que al ámbito cofrade se refiere, dando el pistoletazo de salida a la tan ansiada recuperación de la normalidad.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup