El viejo costal, 💙 Opinión

Una corona a la altura de la Reina del Cielo

Hemos visto todos, esa joya de presea que le ha sido impuesta litúrgicamente a la Virgen de la Esperanza, por el vicario general de nuestra diócesis D. Antonio Prieto, primero procedía a la bendición y posteriormente a su imposición.

Esta obra de arte creada en la mente de D. Rafael Rueda y que llevó al mundo terrenal los cinceles de D. Emilio León, es un sueño alcanzado, resultado de la constancia y del esfuerzo de muchos hermanos, y a pesar de desconocer cuánto tiempo, tengo la seguridad de que son varios los años, que le han ocupado, pero que ya tienen a la vista y disfrutan del esfuerzo que seguro mereció la pena.

Y ampliando las imágenes que algunos amigos y conocidos me habían pasado del solemne acto, vi en profundidad y con detalle la calidad artística de tan soberbia pieza, sin duda alguna una buena exaltación barroca en muchas de las peculiaridades y representaciones de mi añorada tierra de Córdoba.

Pude comprobar con agrado que cinceladas, junto a piedras preciosas, traía consigo una imagen de San Rafael y otra de la Virgen de la Fuensanta, y una buena representación de María Virgen bajo la advocación de Esperanza, y como no podía ser de otra manera acompañada de su inigualable símbolo de un ancla.

Es en estas formas donde entre la plata, perlas, circonitas, y esmeraldas, circunvalando la totalidad de ese espeso campo, casi de filigrana, existen dos series de estrellas, son bimetales, alternan el oro y la plata, y también su tamaño, y es que esta dualidad de los metales es una generalidad en el diseño de esta presea, así como la dualidad en el labrado a cincel de sus caras, lo han sido las dos, delantera y trasera, todo un esfuerzo, y alarde que creo que han merecido sobradamente el esfuerzo, dado y visto el resultado.

El conjunto de su manto de salida verde y el verde de las esmeraldas sobre sus benditas sienes solo queda superado por el remate superior de su corona, en marfil, una representación del orbe, rematado por una Cruz, orbe que preside desde el mismo día de hoy sobre esta pieza de valor, valor, más artístico que material su augusta presencia de Reina de la tierra y del cielo, y desde este momento sigue derramando como siempre esperanza entre los habitantes de Córdoba, Esperanza que siempre lleva en su firma el origen de los cruceros de la Parroquia de San Andrés.

Ahí ha dejado el listón la Hermandad de la Esperanza, como siempre alto, quizás muy alto, para ser fácilmente alcanzado, dentro de poco vendremos a participar en una coronación pontifica, en nuestra ciudad, ya veremos hasta donde llega la altura de este virtual listón entre hermandades que desde siempre han competido, en el buen sentido de la palabra.

Enhorabuena a todos los hermanos de la Hermandad de la Esperanza, enhorabuena a la Junta de Gobierno, por haber conseguido materializar ese sueño de todos sus hermanos, y del pueblo de Córdoba, esfuerzo quizás más grande dado los tiempos de dificultad que estamos padeciendo por esta maldita pandemia, y como no, enhorabuena a D. Rafael Rueda por esta joya que él visualizó y que gracias a las habilidosas manos de D. Emilio León hoy podemos contemplar ante la presencia de María Santísima de la Esperanza, reina del cielo y de la tierra.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup