Advertisements
En mi Huerto de los olivos, Opinión

Una Semana Santa llena de emociones

Lo primero es desearles a todos que tengan una Feliz Pascua de Resurrección, que es la buena nueva más importante para todos los que somos católicos y cofrades.

Pasando a desarrollar el título de este artículo, les voy a exponer como ha sido ésta Semana Santa, para un cofrade de a pie, lleno de hechos y de emociones. No les voy a negar que ha sido dura en algunos aspectos, pero tampoco les voy a negar que ha estado llena de emociones.

Resulta que la Cuaresma fue dura, muy dura, al igual que el Domingo de Ramos. Pero no es menos cierto, que la vida te da otras opciones de disfrutar desde otros puntos de vista. Y hay que saber aceptarlos y a la misma vez agradecerlos. Como venía comentando el Domingo de Ramos, fue distinto a todos los que había tenido anteriormente en mi vida cofrade.

Ya pasé un Domingo de Ramos, hace años, muy duro y no quería ni me apetecía este año que se repitiera. Así que, mi novia y yo, nos dispusimos a disfrutar en otra ciudad de un Domingo de Ramos diferente, por doquier. Así nos fuimos a Sevilla a conocer en la ciudad hispalense como es esa jornada en la Semana Santa. Conozco otros días, pero este no lo conocía in situ.

Y al llegar allí, creo que como en todos los sitios, se respiraba que era un domingo distinto a los demás. Era Domingo de Ramos, y eso se veía en la gente con las ganas de vivir ese día, como iban vestidos, tanto los grupos familiares, como los de amistad, como las parejas, como simplemente iba algún cofrade solo paseando por las calles de Sevilla.

Y comenzaban mis emociones a salir a flor de piel, al contemplar en una sola hermandad una serie de hechos que me emocionaban. Ver a un contraguía cordobés, en el paso de misterio de la hermandad de la Paz, me emocionaba. Pero aún más al poder verlo disfrutando, después de un tiempo difícil para él, por motivos de salud. Como me emocione al verlo en la calle Arfe, girando con ese paso de misterio impresionante a los sones de la marcha Oración. Ahí llevas.

No menos emotivo fue poder contemplar el relevo de una cuadrilla por otra. Algo muy normal en el mundo cofrade y de las cuadrillas. Pero lo verdaderamente emocionante, fue contemplar como ayudaban a un costalero salir de ese paso en especial. Si entre sus compañeros de costal, lo ayudaban a salir de debajo del paso y al salir se encontraba su lazarillo, para llevar a este costalero de Dios, invidente, a su siguiente punto de entrada. Momentos que te hacen darte cuenta que la vida es preciosa y nosotros solos, la estropeamos con nuestros egos y vanidades cotidianas.

Otro momento especial, fue que me saludara un costalero cordobés, íntimo amigo de mi hijo y nos saludáramos e hiciéramos una foto para mandarla a mi propio hijo. Durante unos cinco minutos, espectaculares, estuvimos hablando de la jornada tan dura que estaba siendo para las cuadrillas de esta hermandad por la calor que hacia este Domingo de Ramos y más aún desde donde viene dicha hermandad. Otro momento emocionante fue ver a otro contraguía cordobés en el paso de palio de la Virgen de la Paz.

El Domingo de Ramos, estaba siendo espléndido como lo fue en el tiempo y en la salida de todas las hermandades. Lleno de emociones. De ve en cuando mirabas el móvil, y leías algún mensaje, donde te decían palabras de cariño y afecto. Pero esas palabras solo me ayudaron a seguir disfrutando de este Domingo de Ramos distinto.

El Lunes Santo fue otro día muy especial, al disfrutar de mis padres al mediodía y desde ahí irnos a ver a la hermandad de la Estrella, por los Jardines de la Agricultura. Paso de esta hermandad lleno de emociones y sentimientos por lo vivido con ellos durante años. Primero cuando aquel músico de dos años daba la lata con su cornetín a su director, y ahora al ser costalero de su Virgen de la Estrella. Al igual que al ser yo costalero del Señor de la Redención sus dos primeros años.

El Martes Santo, fue un día muy especial. La cuadrilla de Ntra. Sra. del Rosario de Puente Genil, su cuadrilla de mujeres costaleras, volvió a demostrar que su corazón no les coge entre pecho y espalda. Martes Santo, difícil y duro, pero a la misma vez lleno de satisfacción y de momentos únicos e inigualables. Con un recorrido de Tour de Francia, volvieron a demostrar que ellas son las elegidas por ELLA para que sean sus pies. Ellas demostraron lo que es el Amor por su Madre. Como me gustaría que fuesen ejemplo de trabajo, sacrificio y honradez bajo unas trabajaderas. Enhorabuena, no os puedo nada más que daros las gracias por como queréis ser costaleras de ELLA y lo demostrasteis en la tierra mananta. Gracias a todas y cada una de ellas, por vuestro compromiso.

También esa chicota que le deje al capataz del paso de misterio de los Afligidos, mi amigo y nieto de D. Rafael Sáez Gallegos, David Pinto Sáez. Gracias por ese momento.

El Miércoles Santo fue difícil de digerir. Tres meses de mucha ilusión, trabajo, de preocupaciones, de crear una cuadrilla de 82 costaleros que solo querían ser los pies de María Stma. del Amor. Queríamos demostrar el lema que su capataz y amigo mio nos inculcó por ELLA que no es otro que SEMBRANDO AMOR. No pudo ser este año, pero seguramente se podrá mostrar en años venideros, este gran trabajo. Gracias a todos. Gracias José Alberto a tu equipo de negro y a la cuadrilla del pelícano.

El Jueves Santo con su Madrugá, era como el Domingo de Ramos. Día duro de recuerdos y lleno de añoranza, han sido muchos años juntos. Pero en esta vida, está llena de etapas y ésta haya acabado ya. Siempre esa foto de mi nieta vestida con la túnica de su hermandad de la Vera Cruz de Castro del Río, te sacaba una sonrisa y te llenaba de Amor hacia sus padres y ella.

El Viernes Santo otra jornada impresionante de las que te hacen sentirte orgulloso de este bendito oficio del costal. Por la mañana la cuadrilla de Ntro. Padre Jesús Nazareno de San Sebastián de los Ballesteros, volvió a demostrar como ha mejorado desde hace 11 años cuando comenzó esta etapa. Con la integración de nuevos miembros a ella desde Córdoba y más concretamente desde el barrio del Cerro, paseamos al Nazareno con elegancia y categoría.

La tarde, no comenzaba muy bien con la maldita lluvia para los cofrades y necesaria para nuestros campos. Y peor se ponía cuando las primeras hermandades de la tarde se quedaban en casa ante el temor de la inclemencias meteorológicas. Pero la hermandades de la segunda parte del Viernes Santo fueron valientes y tomaron la decisión de salir. Valiente pero a su ve arriesgada, pero esta vez salió bien. Y no voy a negar que la emoción me embriagó al recibir la llamada de Andrés Luna, gracias por lo que me has dado este año, de que la junta había decidido salir a realizar Estación de Penitencia a la S. I. C.

Hubo momentos inolvidables e intensos al igual que duros esa tarde de Viernes Santo. Pero llenos de emoción al salir a la calle y poner la Señora del Buen Fin en su barrio. Emociones al escuchar las primeras saetas hacia Ella. O esa foto en el Puente Romano delante del palio de la Señora del Buen Fin, con mi hijo y mi nieta.

Pero para emociones de vello de punta la salida al patio de los Naranjos con el Ave María de Caccini tocado y cantando por la banda del Maestro Enrique Galán de Rota y como colofón del sitio Soleá Dame la Mano, mi marcha de palio para disfrutar de Ella y poder pedirle y rezarle.

Por mis padres, mis hijos, mi nieta, hermana, sobrinas, cuñado y nuera. Pero también por ti, mi pareja, mi novia. La que siempre está a mi lado, ayudando en todo, apoyándome en todo, aguantándome porque ha sido muy dura la Cuaresma. Gracias mi vida.

Termina mi semana con un Sábado Santo en Sevilla con mis amigos José Luis y su mujer Lola, viendo cofradías allí. Disfrutando viendo a mi buen amigo José Alberto bajo el palio de la Esperanza Trinitaria, impresionante, un año más. Que pelea más dura, artista. O ver a una madre con su hijo o hija, vestida de nazareno trinitario en un momento de descanso con un abrazo maternal impresionante y un beso que aceleraba las pulsaciones de mi corazón.

Momento emocionante fue ver con mis amigos y novia, en la calle Cuna a la Soledad de San Lorenzo, en esos dos sectores de pequeños nazarenos con sus cirios, junto a sus madres y familiares, cuidando de ellos que se sentían grandes nazarenos con sus cirios, repartiendo estampas y cera por doquier. Y esa pequeña nazarena me dio una estampa preciosa de su Virgen.

Termino, con un recuerdo para alguien muy importante en mi vida. No voy a negar que me diste mucho, pero tampoco esperaba que me dieras lo último.

Pd.- Sigo y la calle para la saga de los Sáez para cuando?

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies