El Capirote, Sevilla, 💙 Opinión

Y después de la pandemia, ¿qué?

A la espera de un nuevo decreto que permita las salidas procesionales tenemos que conformarnos con visitar las provincias cercanas en especial Cádiz, donde Jerez sigue a la cabeza en lo que a recuperación del culto externo se refiere. No son pocas las miradas puestas en la que ha sido precursora en rescatar nuestras tradiciones mientras que aquí, incomprensiblemente, continuamos esperando una decisión que revierta los acuerdos tomados.

Muchas ganas por parte de los organismos implicados, pero ninguno da un paso al frente para que de una vez por todas recorran las calles las hermandades de gloria, los rosarios de la aurora y las procesiones extraordinarias.

Y una vez que pase la pandemia que nos asuela, ¿qué llegará? Pocos cambios si esperábamos decisiones trascendentales. Porque tras la recuperación de las procesiones nos enfrascaremos en los debates de siempre. Ana Enterría, que a este paso será la periodista que más veces pregunte a los invitados qué les parece la llegada de bandas de fuera, seguirá preguntando en la misma línea y otros afirmarán, como Juan Ramírez, que la llegada de formaciones musicales del exterior es una moda, sin ni siquiera caer en la cuenta que igual la moda era contar con Virgen de los Reyes en numerosas ocasiones para Semana Santa.

Porque la situación que atravesamos poco variará nuestras convicciones. Las mismas tertulias con los mismos temas que antes. Misterio o no en el Buen Fin, retrasos en la Madrugada, entradas tardías como la del Museo o los Panaderos, coronaciones canónicas, salidas extraordinarias… Algunos temas tan manidos que parecemos encontrarnos en el día de la marmota. Una y otra vez con los mismos cuentos y los cuentistas de siempre arrimando las ascuas a su sardina buscando favorecer a un determinador vestidor o imaginero. Y los rancios, que también forman parte de la sociedad, con el gris marengo y la gomina como carta de presentación, en la taberna, tropezando con la misma piedra.

Y así, quién lo diría, es como deseamos volver a estar. Aunque parezcamos no avanzar erigiéndonos como capillitas sabelotodo. Nadie imaginería que hasta extrañaríamos lo que a menudo hemos detestado siempre.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup