Racheando, 💙 Opinión

¿Y si el coronavirus fuera la excusa para cancelar la Semana Santa?

Si, han leído bien el titular, ¿y si el coronavirus fuera la excusa para cancelar la Semana Santa? Porque, puestos a elucubrar sin ser epidemiólogos como han hecho algunos jerifaltes de la Semana Santa (y no quiero señalar a nadie de cierta ciudad andaluza) que creen que la pandemia «no va a afectar a la Semana Santa» -sin necesidad de ostentar cargo en Consejería o Ministerio alguno ni tener carrera de Medicina-, pues yo también lo hago. Incluso la propia Ministra de Hacienda ha deslizado una puntilla al final de una frase que me ha dado que pensar. A raíz del polémico 21% del IVA, decir «si el coronavirus lo permite», me hace pensar en el gozo que sentirían ciertos personajes de nuestra casta política si se cancelara la Semana Santa.

Evidentemente, mi titular es totalmente una frase jocosa, como el apunte de la Señora Ministra – digo yo -, pero quizás no es del todo descabellado que se planteen ciertas medidas de salud pública en el caso de la pandemia del coronavirus. Primero fue el Mobile Congress, luego diversas pasarelas de moda, el Carnaval de Venecia y ahora desde Tokyo se plantean la cancelación de los Juegos Olímpicos, algo que mueve infinitos más millones de lo que pensamos. Si se plantean este punto… ¿se planteará alguna medida en caso de avanzar el coronavirus?

A Dios gracias, las medidas de higiene propia de nuestra Semana Santa seguro que no permiten la propagación del bicho asiático: los nazarenos con los antifaces ya tienen la primera barrera de defensa, los acólitos turiferarios echando incienso mezclado con alcohol desinfectante y el público con las mascarillas que en realidad no evitan su contagio.

Vivir en la era de la globalización tiene cosas positivas, cosas negativas, pero llegar a este punto de psicosis mundial vista la tasa de mortalidad del virus – sin querer restar un ápice el riesgo de contagio y efectos, evidentemente -. Aunque viendo mientras escribo este artículo el ViaCrucis Extraordinario de mi Señor de la Sentencia, me quedo tranquilo al no ver a mis hermanos trajeados con la medalla al cuello y con mascarillas con el escudo bordado a mano – ahí les dejo esa idea a las tiendas de recuerdos cofrades y personalización -.

De todas formas, queridos amigos, no se preocupen, seguramente Dios no quiera que nos contagiemos en la celebración de su Pasión y nos llueve para que ya si que no haya riesgos de contagio.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup