Advertisements
A paso mudá, 💙 Opinión

¡Ya basta!

Una vez comenzado el Adviento, se acercan unas fechas muy señaladas en el calendario, ya que entramos en la temporada navideña. En una época donde parece que la Iglesia, y el cristianismo en sí, está siendo atacado por activa y por pasiva por mucha gente, cada vez son más largas las colas en las puertas de los templos para pedir ayuda, ya sea alimentaria o textil. Y es que, criticar una creencia es muy fácil, no lo vamos a negar ya que día tras día lo vemos y lo comprobamos.

Lo peor de todo esto es la poca vergüenza y faltas de respeto que se tienen hacia un grupo compuesto por personas; sí, lean bien, personas. Independientemente de la religión, raza, etnia y demás aspectos a los que se pertenezca, el respeto es (o debería ser) universal. Díganme, ¿qué culpa tiene la Hermandad de la Sed en toda esta situación tan difícil que nos ha tocado vivir, como para que le roben tantos enseres y objetos de valor? Si es que, al final, el que más bien hace es al que más fuerte se las dan.

Es innegable que la Iglesia y las hermandades son entidades las cuales ayudan a los necesitados a través de las bolsas de caridad, las cuales en estos meses se ven incluso vacías en algunos momentos por la gran necesidad que hay, llegando a agotarse los recursos. Y que yo sepa, a nadie se le niega alimento o ropa si le hace falta siempre que haya disponible. Sí, inluso a una persona que no crea en Dios y vaya a pedir a la Iglesia.

¿Sabéis qué es eso? Eso es respeto, empatía, solidaridad, valores que todos los humanos deberían conocer. Pero claro, es más fácil difundir bulos y campañas en contra de aquella institución que ayuda a los más necesitados.

Ya está mal la situación en el país entre unas cosas y otras, como para que encima se cometan tantos actos en contra de aquellos que hacen el bien. Ya basta. 

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup