A paso mudá, Opinión

A paso mudá | Qué fácil es hacerlo mal

En la Semana Santa, aunque muchos no quieran aceptarlo, también se hacen muchas cosas mal, de malas formas, e incluso dejando la dignidad por los suelos. Y aunque muchos quieran defender sus actos, no se es más o menos cristiano, o cofrade, lo que cada uno sea, por admitir sus errores. Recientemente, se han dado una serie de hechos, en las últimas semanas, que han demostrado que el mundo de las cofradías no es nada más que una pura conveniencia.

Para empezar, es de absoluta vergüenza, y sin ocultar mi nombre en ningún momento, el papel que toman las hermandades al meterse en camisas de once varas, como por ejemplo hemos visto en Sevilla hace poco. La hermandad del Lunes Santo tan famosa por firmar a una banda que tenía contrato con otra hermandad. ¿Superioridad? ¿Sevillanía? ¿Champions League? Poca clase diría yo, poco o nulo respeto. Y ni que decir tiene el valor que cobra la firma de un contrato: ninguno. Por mucho que se quiera calificar que Sevilla es o no es, un contrato firmado está claro que no sirve de nada a día de hoy, lo que debería regularse de la forma más justa posible.

Por otra parte, me parece vergonzoso montar un chiringuito cofrade en televisión, totalmente parcial a unos gustos que ni esconden, y que se están ganando la fama a costa de otros, en base al desprestigio y el bienquedismo. Espero que algún día hablen de como intentaron romper una banda sevillana para llevarse componentes a la moda.

Y así, podría seguir hasta agotar todos los caracteres que me permite esta web, pero no tendría sentido.

Más vergüenza y más valor a las cosas, que esto es cosa del Señor y de su Bendita Madre y se está extrapolando a otras historias que lejos andan.