Advertisements
A golpe de horquilla, 💙 Opinión

Al compás infravalorado

Como si se trataran de grupos de pop en los ochenta, las bandas de música cofrade irrumpen de forma nunca vista en las ventas de discos y descargas de internet. No nos vale con las marchas típicas que han sonado una y otra vez tras los pasos de nuestras cofradías, ahora buscamos cada año una nueva melodía que haga diferente el andar de nuestros palios y misterios, dándoles una personalidad que les diferencie de las demás.

Suena desmesurado, pero antes, marchas como Rocío, Saeta, Amarguras o Campanilleros, podían sonar en cualquier recogida de una hermandad independientemente del estilo de ésta, porque era lo que había, o al menos lo que conocíamos o queríamos conocer.

Hoy día una banda de música puede llevar un repertorio fácilmente de 100 marchas, de las cuales pueden llegar a interpretar más de la mitad en toda la Semana Santa y en procesiones fuera de esta. Marchas alejadas de los sones clásicos, que buscan que solo con escucharlas puedas imaginarte esa calle, ese palio y ese momento con todo detalle, a veces pasándose y creando exageradas composiciones.

Con esto no queremos decir que las marchas antiguas sean mejores o peores que las de ahora, pero sí contamos con tanta variedad que, a veces, nos olvidamos de las clásicas que siempre escuchábamos.

Pero esto de la música no solo acoge a orquestas al completo, sino que van tomando fuerza otro tipo de formaciones como son las agrupaciones musicales y las cornetas y tambores, con un marcado carácter militar, su origen, aunque de vez en cuando aparezcan marchas que encajen como épicas bandas sonoras de cine.

Por lo tanto, el mercado musical cofrade, que es de lo que va este artículo, ha tomado una grandísima dimensión, tanto que se ha convertido en un símil de las grandes músicas comerciales, donde a veces el nombre se premia más que el talento… a esto queríamos llegar.

Indudablemente, quien llega a lo alto es por algo, por méritos propios, nada lo regalan. Hemos crecido tanto que ya contamos con formaciones de todas partes de Andalucía e incluso fuera de ella, no todo gira entorno a la que siempre se le ha considerado madre y maestra en este sentido, Sevilla.

Rosario de Cádiz, Pasión de Linares, Paso y Esperanza de Málaga, Nazareno de Huelva… muchos son los ejemplos de formaciones que poco a poco han ido escalando hasta situarse entre las grandes bandas como Tres Caídas, Cigarreras o Virgen de los Reyes, de Sevilla.

Pero ¿qué pasa con esas otras no tan conocidas y que las olvidamos por no tener tanto renombre? Gran error el de muchas cofradías buscar algunas de esas bandas que están de moda o que tienen el nombre de una localidad en concreto. Esto solo nos lleva a perder la identidad de cada hermandad, ya que se busca llevar lo mejor sin pensar en el estilo, y a crear sin quererlo una masa de fanáticos que vienen buscando una banda en vez de mirar al que va arriba, que es lo importante.

Sin embargo, se han dado muchos ejemplos (y lecciones) de cofradías que han optado por contratar bandas de gran calidad y que no son tan conocidas. En tierras gaditanas hemos podido corroborarlo esta reciente Semana Santa: la Agrupación Musical La Oliva de Vejer tras el Nazareno de Santa María nos dejó momentos inéditos con la gran potencia y magníficas marchas propias, los sones clásicos del Amarrado en el Nazareno del Amor ¡desde Ávila! Y no dejó indiferente a nadie, al igual que la potencia de los sones de Rosario de Arriate en Luz y Agua, los compases flamencos de La Clemencia de Jerez en Sagrada Cena o de forma espectacular Tres Caídas de Arcos en Humildad y Paciencia.

Quizás, la que mejor nos venga de ejemplo es la Banda de Cornetas y Tambores Cristo del Mar, de Vélez-Málaga, quienes vinieron a “sustituir” a Rosario de Cádiz en la Palma y dejaron boquiabiertos al público con su gran nivel y repertorio.

A veces esto de buscar bandas grandes de fuera hace que nos olvidemos de la gran calidad que tenemos en casa, como ocurre con Polillas o Ecce Mater de Cádiz.

Con esto no queremos culpar ni muchísimo menos a las grandes bandas, solo visibilizar a esas no tan conocidas y que cuentan con el nivel más que suficiente para acompañar a nuestros titulares sin necesidad de recurrir a lo comercial, mostrando otras alternativas de música, bien sea en bandas, agrupaciones o cornetas y tambores.

¡Viva la música cofrade!

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup