Portada, Sevilla

Amparo, elegancia en el mes de noviembre

La imagen volvió a reencontrarse con los sevillanos

Acompañada por el Carmen de Salteras, la Virgen del Amparo recorrió las calles del centro el segundo fin de semana de noviembre. A las 17:45 comenzaba a salir el cortejo, discurriendo por Cristo del Calvario y buscando las calles del Arenal. Poco después asomaba la imagen letífica, en medio de aplausos que se repitieron durante varias ocasiones. Tras saludar a la hermandad de Montserrat, prosiguió por San Pablo –donde entre otras sonó «Pasa la Virgen Macarena»– Puerta de Triana y Reyes Católicos.

Después se adentró Pastor y Landero a los sones de «La Estrella Sublime», interpretando la banda de música marchas más clásicas, como «Soleá dame la mano». Caía la noche y la que en otros tiempos fuera la Virgen de Gracia llegaba a López de Arenas con «Caridad» y en Santas Patronas pudo escucharse «Saeta cordobesa» o «Aquella Virgen», entre otras.

A partir de entonces comenzaba el itinerario de regreso hasta su sede canónica. Julio César, Canalejas, a la que llegó con «Coronación de la Macarena» y se marchaba de este mismo enclave con «Al Amparo de María». Se aproximaba hasta su parroquia tras dejar Bailén, adonde sonó «Hinesta», y el repertorio clásico volvió a hacer acto de presencia con «Virgen del Valle» también en Bailén o «Margot», en San Pablo.

Cuando el reloj pasaba por poco de las 21:15 la Virgen abandonada la calle Cristo del Calvario para adentrarse en la parroquia, ante un numeroso público que observaba cómo con su sola presencia llenaba las naves del templo. Tras haber derrochado elegancia y sevillanía a partes iguales, una de las grandes glorias del calendario ponía punto y final al día del Patrocinio, que comenzó en la Magdalena con la función principal de instituto a la imagen y concluyó cuando la marcha real anunciaba a la ciudad la entrada de la Virgen.