Jerez, ⭐ Portada

Antonio Villar interviene el maravilloso manto de la Esperanza de la Hermandad de las Cinco Llagas de Jerez, de José Guillermo Carrasquilla Perea

Apenas unos días después de concluir la intervención acometida al espectacular manto de la Virgen de la Amargura de Jerez, el prestigioso artista cordobés Antonio Villar Moreno, ha realizado una intervención similar en otra joya el imponente patrimonio artístico que posee la ciudad de Jerez, el manto de Nuestra Señora de la Esperanza, titular de la Hermandad de las Cinco Llagas, una impresionante obra diseñada y realizada en 1962 por José Guillermo Carrasquilla Perea. El manto ha sido sometido en el taller de Villar a una limpieza exhaustiva, quitándole primero la cera y limpiando todas y cada una de las piezas. Posteriormente ha sido sometido a una reintegración de los tejidos junto con un refuerzo de loneta y un nuevo forrado con un tejido de  Damasco en color verde botella. Adicionalmente se ha limpiado la concha de oro del exterior, reponiéndola, con anterioridad a la ejecución del pollero antes de que regrese este martes de nuevo hacia Jerez.

El manto bordado de María Santísima de la Esperanza, que constituye una de las obras artísticas más ricas y originales -y a su vez quizá más desconocidas- de la Semana Santa de Jerez, marcó un antes y un después en el dominio estilístico del arte del bordado del celebérrimo artista don José Guillermo Carrasquilla Perea. Él mismo llegó a confesar que se trata de la primera gran obra que realizó suelto de manos sin el dueto ni la intervención tutelar de su padre don Guillermo Carrasquilla Rodríguez (fallecido unos años antes, concretamente en 1956). “La obra fue creciendo y creciendo y perfeccionándose, magnificándose, por sí misma. Como si hubiese cobrado vida de manera autónoma. Enseguida supe que algo muy grande estaba creciendo entre mis manos. Me obsesioné con el diseño en su conjunto. Por las noches, cuando me acostaba para descansar, veía imaginariamente el boceto en el techo de mi dormitorio. No me lo quitaba de la mente”.

En Cabildo General de 15 de marzo de 1959 ya se da cuenta en la Hermandad de las Cinco Llagas, y en intervención del destacado cofrade don Manuel Martínez Arce, de la necesidad de comenzar a bordarse el manto de la Virgen aunque aún quedase por pagar un tercio de la confección del palio. En muestras de agradecimiento a la exclusiva lealtad y contratación de sus talleres por la Hermandad de las Cinco Llagas, don José Guillermo Carrasquilla dona a la institución, en 1960, una saya bordada para la Virgen de la Esperanza. En abril de 1960 se aprueba en el seno de la Hermandad el dibujo del manto presentado por el Sr. Carrasquilla y se nombra al efecto una comisión ex profeso denominada “Pro Manto» y formada por don Enrique Fernández de Bobadilla y González- Abreu como presidente, don Manuel González San Andrés como secretario, don Manuel Martínez Arce como tesorero y los vocales don Rafael Romero García-Pelayo, don Francisco Quirós Carrasco y don Manuel Atalaya García.

El 27 de abril de 1960 se firma el contrato de confección del manto entre la Hermandad de las Cinco Llagas, rubrica su Hermano Mayor don Enrique Fernández de Bobadilla y González-Abreu, y los bordadores Viuda de Carrasquilla y don José Guillermo Carrasquilla Perea. El presupuesto total de la obra asciende a 650.000 pesetas. En noviembre de dicho año de 1960 se tenían ya pagadas 207.000 pesetas. El 13 de febrero de 1961 el hermano mayor de la Hermandad de las Cinco Llagas visita los talleres de bordados en Sevilla y comenta en reunión posterior de Junta de Gobierno que “se encuentra el trabajo no sólo muy adelantado sino que además está todo ejecutado a plena satisfacción, con riquezas de materiales, presentando la parte ya ejecutada en anchura de un metro y cuarto de ancho a todo lo largo, en la parte central, un maravilloso aspecto” . El 11 de abril de 1961 Carrasquilla cursa una carta a la Hermandad en la que suscribe su compromiso para que la Virgen estrene su manto de cara a la Semana Santa de 1962.

El manto -«ricamente bordado sobre terciopelo de Lyon verde en oro finísimo y sobre dibujo original dentro de la línea clásica»- se bendijo a las dos de la tarde del Domingo de Ramos 15 de abril de 1962 por Iltmo. y Rvdmo Sr. Obispo Vicario D. José María Cirarda Lachiondo. Mientras el prelado, ante el Sagrario, se revistió de los ornamentos pontificales, en este intervalo, el paso de la Señora, que estaba situado en el interior de la Capilla del Voto, “fue sacado por los costaleros a la nave central y colocado a los pies de la misma, dando cara al altar mayor». Situado el prelado tras el paso pronunció una breve alocución felicitando a la Hermandad por el logro conseguido en el bellísimo manto y añadió que el oro que se refleja sobre el terciopelo había de ser el símbolo del amor de los corazones hacia la Virgen. Tras la bendición litúrgica pasó a la delantera del paso para entonar la Salve, que fue cantada por todos los asistentes.


Fuente documental | Hermandad de las Cinco Llagas

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup