Portada, Sevilla

Así es el cartel anunciador XII edición “Gala Olivo de Plata”, realizado por Sheila Criado

La Hermandad de la Redención ha presentado el cartel anunciador XII edición “Gala Olivo de Plata”, realizado por Sheila Criado. La obra queda representada la escena del Beso de Judas en la proximidad de las dos ramas de olivo que se acercan casi para rozarse en un beso, hace alusión al paso de misterio. Unas ramas cargadas de frutos rellenan y son protagonistas de la temática representada. Quince olivas en total. Quince del Día de la Virgen, la Virgen María, María del Rocío, fruto bendito de su vientre. El fruto de María representado como las olivas.

En la composición aparecen dos colibrís, que simbolizan y hacen alusión a la asociación a la cual va destinada la gala. Analizando los colibrís, podemos decir que uno se encuentra en una postura tranquila, sosegada, esperando, como el que espera una oportunidad en la vida. El otro colibrí aparece batiendo enérgicamente las alas, con fuerza, capaz de sobrevolar cualquier barrera. Como los integrantes de la asociación, capaces de superar cualquier obstáculo en la vida, ellos son especialistas en superación, en derribar barreras y salir adelante.

La obra destaca por su estallido de color, luz y simbolismo. Realizada sobre tabla de 70×80 cm. Con la técnica del acrílico desfragmentado, llevándolo al punto de la veladura de acuarela.​En la obra queda representada la escena del Beso de Judas en la proximidad de las dos ramas de olivo que se acercan casi para rozarse en un beso, hace alusión a ese instante del misterio que procesiona el Lunes Santo.

Unas ramas cargadas de frutos rellenan y son protagonistas de la temática representada. Quince olivas en total. Quince del Día de la Virgen, la Virgen María, María del Rocío, fruto bendito de su vientre. El fruto de María representado como las olivas.​ En la composición aparecen dos colibríes, que simbolizan y hacen alusión a la asociación a la cual va destinada la gala.

Analizando los colibríes, podemos decir que uno se encuentra en una postura tranquila, sosegada, esperando, como el que espera una oportunidad en la vida. El otro colibrí aparece batiendo enérgicamente las alas, con fuerza, capaz de sobrevolar cualquier barrera. Como los integrantes de la asociación colibrí, capaces de superar cualquier obstáculo en la vida, ellos son especialistas en superación, en derribar barreras y salir adelante.