Advertisements
Sevilla

Así es el simbólico cartel de Juan Miguel Martín Mena para ilustrar el cincuentenario fundacional de la Estrella de Dos Hermanas

La Agrupación musical de Nuestra Señora de la Estrella de Dos Hermanas ha designado al contrastado artista Juan Miguel Marín Mena para que, en virtud de la magia de su creatividad, ilustre el cincuenta aniversario de esta formación musical esencial en la música procesional contemporánea. Una historia que dio comienzo a finales de la década de los sesenta, cuando un grupo de jóvenes nazarenos se reúnen para soplar unos viejos cornetines y unas latas de manteca, creando lo que para ellos era música cofrade, y es la Hermandad de la Borriquita, tan comprometida con los niños, la que acoge a este grupo de muchachos e intenta hacer realidad su sueño de crear una banda para Pasos de Cristo que tan de moda estaba por aquella época gracias a la Banda de la 2ª comandancia de la Guardia Civil de Eritaña de la capital. 

Bajo estas premisas, Martín Mena ha concebido para «la banda de los niños» una hermosísima y simbólica composición de 90x 90 cms. realizada en técnica mixta de grafito, acuarela, bolígrafo y acrílico sobre papel encolado a tabla.  Tal y como ha explicado a Gente de Paz el artista, «sobre las partituras más conocidas y queridas de la corporación se enmarca ocupando toda la obra el que ha sido, es, y será el símbolo y tarjeta de presentación de esta agrupación; la estrella, elemento que ha sobrevivido impertérrito al paso de estos cincuenta años tal y como apareciera en aquel sencillo escudo, cosido con puntadas llenas de esperanza e ilusión, sobre un humilde trozo de tela roja que constituía aquel primer banderín de pequeña dimensiones pero que a aquellos niños locos se les antojaba como la bandera mas grande y potente que pudiera surcar el celeste cielo un Domingo de Ramos».

«He querido integrar entre los pentagramas y las aristas de esa gran Estrella los nombres de los nueve directores que han estado al mando de éste aún joven navío» -ha añadido Martín Mena- «de una forma discreta, como ellos, solo nueve nombres pero representando cada uno de los componentes que han pasado durante este tiempo por la corporación. Inolvidable José María, mi queridísimo y apreciado Antonio Ramos corzo, mis amigos Rambi y Ángel… todos estáis ahí y todos representáis a todos».

En el primer plano de la obra, un niño juega a ser de la banda de la Estrella tocando tras su Cristo de la Borriquita, simbolizando el sueño de unos niños, de los que lo fueron y de los que los son hoy en día, un sueño que se repite generación tras generación. «En mi casa se ha mantenido particularmente vivo el origen de esta esta historia puesto que fue allí mismo donde todo se gestó. Fueron los míos los que abrieron sus puertas y sus oídos para que comenzara lo que por aquel entonces parecía casi imposible. Y comenzó… “dando la lata”. Latas de aceitunas que se limpiaban y guardaban como verdaderos tesoros en un corralón de la calle francesa para que un puñado de niños soñaran con sones de domingos de ramos a golpe de latón», ha explicado el autor de la obra.

«Una caja de zapatos convertida en parihuela, un playmobil en una Borriquita, una palmera de plástico que se escapa del Belén a lo alto del paso, unos nazarenos de cartulina y La Estrella, la que se escribe en mayúsculas, la Madre, la Estrella que nos ilumina. Gracias a ella hoy por hoy siguen muchos niños “jugando” a ser de la banda, queriendo hacer algo tan serio como es: ir detrás de Cristo, anunciando su mensaje y siempre guiados por una Estrella. Para mí este ha sido “el Sueño de unos niños” que espero que se vean representados en uno de los trabajos más entrañables que he tenido la suerte de realizar», ha concluido un Martín Mena, visiblemente emocionado. 

Medio siglo de música

Es en Noviembre de 1969, cuando oficialmente se forma la «Banda de Cornetas y Tambores Ntra. Sra. de la Estrella de Dos Hermanas» acompañando en enero de 1970 a sus Majestades los Reyes Magos de Oriente, concretamente la carroza de la estrella de la ilusión. Tras abrir paso en la Hdad. pasan a acompañar a Ntro. Padre Jesús en su Sagrada Entrada en Jerusalén, colmando así un proyecto de varios años y cumpliendo el sueño de treinta o cuarenta jóvenes cofrades.

Varias son las influencias musicales que recibe esta agrupación, la Banda de la Guardia Civil de Eritaña con marchas como: «Estrella», «Saeta» o «Perdona a Tu Pueblo»del maestro José Martín Martín, su director. Más tarde ya en los años ochenta se amplía esta influencia musical motivada por el eco producido en la Capital por distintas formaciones como la «Agrupación Musical María Santísima de las Angustias» de Sevilla dirigida musicalmente por Antonio Velasco Rodríguez con marchas como «Cinco Llagas», «Santa Mª de la Esperanza» o la primera versión del tema de Serrat «La Saeta».

También en los ochenta la «Agrupación Musica Santa María Magdalena de Arahal» aparece en el panorama y aunque, lleva funcionando desde 1964 es en esta década cuando comienza su mayor auge propiciado por la desaparición de la Guardia Civil (1975) y por las adaptaciones y creaciones llevadas a cabo por el Maestro Manuel Rodríguez Ruiz, con temas como «Alma de Dios», «Cristo de San Julián» o «Puente de San Bernardo» y adaptaciones como «Pescador de Hombres» o «Christus Vincit». Por último, a finales de los ochenta, aparece una gran influencia por parte de la «Agrupación Musical Ntro. Padre Jesús Despojado de sus Vestiduras» bajo la dirección musical de Antonio Velasco Rodríguez con marchas como «Pregonero», «Nazareno y Gitano», «Sagradas Vestiduras», «La Oración del Huerto» o la confirmación definitiva del tema «La Saeta» de Serrat.

A finales de la década de los setenta, la agrupación comienza su andadura de composiciones propias como «La Muerte» (adaptación de Resucitó) «Desprecio» o «Domingo de Ramos» de Fco. Javier López Bernal. Pero es a principio de los noventa cuando la agrupación consigue el mayor auge desde sus comienzos motivado por muchos años de lucha de personas como José María Blanco o Antonio José Mena Cala, que inculcaron en la Banda la importancia del «grupo» y la amistad por encima de la música, y es por ello el motivo del buen ambiente existente desde entonces, por otro lado, destacar la labor de Francisco Javier López Bernal, que con su trabajo y esfuerzo dotó a nuestra agrupación de un alto nivel musical e interpretativo, así como la «vanguardia» en las composiciones. Desde entonces, la Estrella de Dos Hermanas se ha convertido en un referente de la música procesional.Una maravillosa historia que se materializará con la celebración de su cincuenta aniversario que Juan Miguel Martín Mena tendrá el privilegio de plasmar.

 

Advertisements
Anuncios

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies