El archivo de la Semana Santa

Cambios y restauraciones en Sevilla capital (I)

El término ‘restauración’ alude, según el consenso adoptado por los máximos expertos en la materia, al “proceso que consiste en detener el deterioro de objetos de valor histórico o artístico y en restaurarlos para devolverles su estado original. Para ello se examina la obra con el fin de identificar los materiales que entran en su composición y poder determinar las causas de su deterioro. La restauración, además de detener éste, puede revocar cualquier cambio hecho en la obra de arte por alguien ajeno al artista que la terminó”.

Sin embargo, durante décadas las obras de arte que conforman la Semana Santa (desde pasos hasta las propias Imágenes Titulares, pasando por las secundarias, las insignias y las prendas bordadas o brocadas) han sufrido importantes transformaciones que, camufladas como supuestas restauraciones, han desvirtuado la originalidad que el autor imprimió a cada elemento. En ocasiones para adaptarlas a los gustos de cada época; o para poner soluciones rápidas a patologías que

La Virgen de Consolación de la Hermandad de la Sed

El autor de la Imagen, Dubé de Luque, modificó en varias ocasiones el aspecto externo de la Virgen de Consolación. Desde repolicromías hasta retallado de las facciones de la Imagen, el aspecto de hoy poco tiene que ver con el de mayo de 1969 (Foto Consolación 1). Dubé de Luque la retoca en una primera ocasión en la década de los 70, volviendo a restaurarla en el 91. Además de estas dos restauraciones se constatan, gracias a las fotografías, varios pequeños retoques en las manos, pestañas y detalles de la policromía que por ser de mínima importancia no son reseñadas en las fuentes oficiales de la Hermandad de la Sed Foto (Consolación 2).

La Virgen de las Mercedes Coronada de la Puerta Real

La Virgen original (Foto Mercedes 1) era una talla anónima, de tamaño menor del natural y con el aspecto típico de las Vírgenes de gloria del siglo XVII. Álvarez Duarte la remodela sustancialmente en 1969 dejándola con un aspecto completamente irreconocible (Foto Mercedes 2) y vuelve a restaurarla en 2000, esta vez solo para limpiarla y consolidar la policromía.

La Virgen del Socorro de la Hermandad del Amor

Fechada a mediados de 1620, la primera restauración documentada data de 1804, de la cual se notifica que consistió en ‘renovar la escultura y estofarla de nuevo’. Posiblemente fue Juan de Astorga el encargado de esta restauración. (Foto Socorro 1) Más de un siglo después, Castillo Lastrucci retoca los ojos y realiza nuevas manos que fueron restituidas tiempo después. Lastrucci entregó una Virgen casi inexpresiva que Buiza retallo y reencarnó en el año 1967, logrando la apariencia que hoy contemplamos. (Foto Socorro 2).