A paso mudá, 💙 Opinión

¿Ego o soberbia?

Aparentemente, en el mundo cofrade, estas palabras no tienen cabida de forma directa. Pero, ¿e indirectamente? Mediante este titular, llamo a la reflexión a aquellos «cofrades», y al resto en general.

En toda hermandad, en toda banda, en toda corporación, hay personas de todo tipo, utilizando la popular frase “de todo hay en la viña del Señor”. Y así es, de todo hay, desde el más trabajador hasta el que lo discute todo; desde el más devoto, hasta el “sacapasos” de turno; desde el músico más humilde hasta el mayor “trotabandas”. Y es que, los extremos también están presentes en nuestra Semana Santa, en la cual yo creo que hay que ganarse el rol de cada uno mediante la meritocracia, y ni mucho menos por historia como pasa muchas veces.

Cuando todo quieres que gire en torno a tu propia persona, es cuando todo deja de funcionar. Mediante el ego, las personas se valoran de forma excesiva a sí mismas; mediante la soberbia, quieren quedar por encima de los demás ante cualquier cosa. Y siendo cofrade, hermano, compañero, ¿qué se gana con esto?

Nunca olvidéis que lo más importante está arriba, que nosotros solo somos un mero acompañamiento y las personas que embellecemos aún más nuestra Semana Mayor. En el momento que se olvida, todo deja de tener sentido. No se puede vivir de la historia (o del historial) de cada uno, ni hacer públicas declaraciones que puedan crear conflictos entre hermandades, bandas, etc. ya que eso ensucia las imágenes públicas de estas, buscando mayor protagonismo aún.

Cuando el ego y la soberbia están presentes, quizá el problema no sea el fondo, sino la forma. Cuando el ego y la soberbia aparezcan, el problema seguramente no sea en el interior de una corporación, sino que surjan del capricho de uno mismo y la mala obsesión, así como del fracaso personal antes que el grupal.

A veces hay que mirar más alrededor y menos el propio ombligo.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup