El Cirineo, Opinión

El Cirineo | Mongolia es una p*** m*****, siempre lo ha sido y siempre lo será

Seré breve: la repugnante inmundicia que unos bastardos decidieron bautizar (#IroníaOn) como Mongolia es una puta mierda, siempre lo ha sido y siempre lo será. Una categoría en la que podemos incluir perfectamente a otros subproductos como El Jueves.

Pero además de ser una auténtica basura, sus responsables son unos miserables y patéticos cobardes. Y, si bien lo han demostrado hasta el hartazgo, al menos desde que tengo constancia de su triste e inútil existencia, la última mierda que sirve de portada para el infumable panfleto que ellos denominan revista lo ha confirmado científicamente, de manera definitiva.

El infame ataque recientemente perpetrado a los católicos por estos sinvergüenzas sólo se explica, una vez más, porque saben que ningún cristiano responderá a su violencia gratuita con más violencia, más allá de alguna columna más o menos iracunda y escatológica como esta, aunque no será por falta de ganas, que nadie es de piedra. ¿No queríais escatología? Pues toda la mierda para vosotros.

Todas las personas normales saben que Mongolia es un estercolero que está en consonancia con el patético nivel intelectual de sus responsables, evidenciado en cada nueva bazofia vomitada por sus mentes enfermas y sectarias que lejos de ser humor no es más que una secuencia deleznable de insultos, equivalente a la que he decidido regalarles, porque yo lo de poner la otra mejilla lo llevo regular, siempre fui muy mal cristiano, y porque me da la gana, en el ejercicio de mi libertad de expresión. Y también porque, aunque lo que pienso es que merecen que se les responda como haría un buen hijo de Alá, jamás se me ocurriría hacerlo ni pedirlo, porque mi ira se circunscribe al teclado y porque prefiero dejar que algún bufete de abogados ponga en su sitio a esta gentuza.

Sí, ya sé lo que me van a decir: uno, que es mejor no darle publicidad a quien se empeña, una y otra vez, en demostrar su imbecilidad profunda y dos, que me estoy poniendo a su altura con esta retahíla de insultos. Y. ¿saben qué? Que tienen ustedes razón. Pero me he dejado llevar por mi querencia de echarme al monte cuando me tocan la entrepierna, reconozco mi pecado.

Porque, aunque me sobran los cojones que a Edu y a Darío les falta, para ir a buscarles y hacerles cara a cara un par de amables consideraciones sobre su cobarde insulto, una consideración a cada uno, he preferido quedarme descansando a través de un exabrupto. Así que queda dicho, pero con humor, ¿eh? Porque todo esto no es más que una broma elegante, humor ingenioso estilo Monty Python, un chiste propio de La Codorniz… una genialidad comparable a la que Mongolia nos regala cada dos por tres…

Y si no se ríen es porque son ustedes unos fascistas totalitarios (chupito) que lo único que pretenden es coartar mi libertad de expresión. La libertad que me faculta para subrayar lo dicho: Mongolia es una puta mierda, siempre lo ha sido y siempre lo será. He dicho.