Con la venia, 💙 Opinión

El “cónclave” referéndum del 19 de julio

El 19 de Julio se celebra el en el santoral a Santa Áurea de Córdoba, hermana de los santos mártires Adolfo y Juan, la cual, en una de las persecuciones realizadas por los musulmanes fue llevada ante el juez y, asustada, negó la fe, pero luego, arrepentida, se presentó de nuevo ante el mismo juez y, repetido el juicio, se mantuvo firme, venciendo al enemigo al derramar su sangre por Cristo.

Como vemos santa Áurea, virgen y mártir, olvidó momentáneamente la Fé, pero sin embargo se percató de lo erróneo de sus actos y rectificó a tiempo. En nuestra vida muchas veces hacemos ensoñaciones de tiempos pretéritos que nos parecen al cabo mejores de lo que en realidad fueron, la nostalgia tiñe con trazos de colores alegres lo que fueron perdidas de tiempo o callejones sin salida. Ésto que pasa en la vida de las personas también ocurre en la historia de las corporaciones e instituciones, tales como las hermandades.

El próximo día 19 en la calle María Auxiliadora los hermanos de la hermandad del Prendimiento deben tomar una resolución trascendental, nombrarán un nuevo hermano o hermana mayor, pero más aún que eso se hará un referéndum sobre los logros obtenidos por la hermandad en los últimos años, en los que sendos hermanos mayores han dibujado un trayecto ilusionante forjado a base de coherencia, elegancia y señorío, todo esto se ha trasladado a las calles cordobesas cuando la cofradía ha hecho estación de penitencia, logrando un sello de seriedad y buen hacer comentado en todos los mentideros cofrades. Una evolución a base de trabajo y con hitos en el plano estético como son los diseños del paso del misterio, y del palio, y los hábitos nazarenos, todo lo anterior anudado con una vinculación potentísima a la casa salesiana, sin la cual no se podría entender la propia hermandad.

Los hermanos en el “cónclave” referéndum del día 19 tienen en sus manos continuar con un proyecto ilusionante que ya ha dado frutos notables o embarcarse en una historia de sinsentidos, en volver a un tiempo que se vindica por algunos olvidando unos últimos años llenos de aciertos. ¿De verdad tiene sentido en la hermandad salesiana, o en cualquier otra, desbaratar un proyecto coherente, que ha sido ampliamente aplaudido, para empezar otra vez desde cero basado en ensoñaciones de un pasado superado?

Desde aquí no lo digo a nadie lo que tiene que votar, eso sería de una petulancia e imbecilidad imperdonables, expongo hechos contrastados, y tengo el interés de una Semana Santa cordobesa, en la que la hermandad de María Auxiliadora juega un papel de primer orden, cada vez mejor construida a base de elegancia y coherencia, y alejada de populismos baratos aliados de espectáculos muy discutibles y propios, eso sí, de otras épocas. Una hermandad que ha encontrado un meritorio modo de presentarse en la calle, protagonizado en el caminar de sus pasos, no debería volver a lo cómodo y efectista.

Una hermandad es mucho más que sacar pasos a la calle, es una organización viva y compleja en la que todos los engranajes juegan un papel en distintas facetas, por eso hay que preguntarse entre otras cuestiones, qué candidatura garantiza unos altares de cultos llenos de excelencia, algunos de fechas muy recientes; quién garantiza la excelente relación con la orden de Don Bosco; quién acumula méritos en años de construir y engrandecer con trabajo aunando el esfuerzo de los hermanos; y por último quién desea ocultar todo eso, y por qué. No me cabe duda de que los hermanos del Prendimiento en su plena soberanía, y bajo el amparo de sus titulares, sabrán contestar a estas preguntas.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup