El Respiradero, 馃挋 Opini贸n

El Nazareno de Marchena y la victoria del tiempo

Esta semana la calle Sierpes tiene una puerta del tiempo. El C铆rculo Mercantil que acoge la exposici贸n ‘El Nazareno de Marchena. La devoci贸n de un pueblo’ ha hecho de su planta baja un viaje alrededor de los siglos que tiene como epicentro a Jes煤s Nazareno. Eje de la vida de un pueblo de la campi帽a sevillana que lleva como pend贸n las costumbres que le han legado.

La gran p茅rdida de la historia de la Semana Santa, a parte de todo lo que destruyeron antes y durante la Guerra Civil fue la 芦sevillanizaci贸n禄 de muchas cofrad铆as de fuera de la capital. Una riqueza que qued贸 olvidada en amarillentas im谩genes y borrosos recuerdos de personas mayores. Esta 芦sevillanizaci贸n禄 no es cosa del pasado. Tambi茅n del presente. Son muchas hermandades las que en los 煤ltimos a帽os est谩n cambiando sus hist贸ricos d铆as de salida y el sello procesional para retener a la gente que se marcha de los pueblos a la capital en los D铆as del Gozo.

Quiz谩s sean 茅stos los culpables. Prefiriendo vivir una Semana Santa que peca de masificaci贸n antes de contemplar la belleza de las cofrad铆as de los pueblos. Pero Marchena es una excepci贸n. Su gente ha hecho de su Semana Santa un orgullo que proclaman all谩 donde vayan. Ellos son los culpables que la Semana Santa de Marchena tenga una gran riqueza que lleva al pueblo en los d铆as de la pasi贸n a un lugar donde los relojes marcan el siglo XVII, el XVIII o el XIX.

La Hermandad de Jes煤s Nazareno es el reflejo de esa Semana Santa que se ha conservado pese al paso de los siglos. El Viernes Santo es un rito que atrapa el tiempo en un frasco de aromas que perfuma la cofrad铆a. Las calles son un r铆o de devoci贸n. Las puertas de las casas y las esquinas el v茅rtice de la vida de muchas familias que crecen viendo en el mismo sitio a la Hermandad. Es la pervivencia esc茅nica pasionista de una tradici贸n literaria en forma de Mandato. Jes煤s desata la saeta y el llanto en la gente que queda apresada por el recuerdo. 脡l es la estampa que siempre vieron en las casas de sus abuelas. Mientras la Virgen de las L谩grimas es la 煤ltima plata de las indias. Una pintura perfecta cuyos colores vienen de la cal y las flores de fachadas centenarias.

Estos d铆as Sevilla tiene envidia de no ser de pueblo. Ya no podr谩 compartir el orgullo de haber ganado el pulso al tiempo. Sevilla cambi贸 su est茅tica cofradiera con la revoluci贸n 芦juanmanuelina禄. El C铆rculo Mercantil est谩 siendo el escaparate de grandes obras que ha sorprendido a la ciudad. La Hermandad de Jes煤s Nazareno ha entrado en Sevilla para ense帽ar elegantemente que la verdad de la Semana Santa est谩 en los pueblos. Aquellos que han conservado su esencia para que cada primavera en torno a una devoci贸n rompa el fr谩gil papel del tiempo con la daga del amor.

Suscr铆bete

Introduce tu correo electr贸nico para recibir todas las novedades.


Powered by WordPress Popup