El Cirineo, 💙 Opinión

El puñetero insulto del «frente kofrade-podemita» contra los defensores de la Cruz de Aguilar

Que no les engañe la imagen que encabeza esta reflexión. Lo del frente kofrade-podemita ha dejado de ser una broma hilarante para convertirse en un puñetero insulto. Entre otras cosas porque eso es exactamente lo que ha hecho Agustín desde ese foro pretendidamente plural que tan legítimamente cojea de la izquierda -tan legítimamente como hacerlo de la otra pierna, por más que le moleste al provocador indignadito-: insultar. Porque decir que defender la cruz es una “campaña asquerosa” es un miserable insulto. Porque asegurar que tras la guerra se pusieron cruces en homenaje a unos españoles fallecidos para humillar al bando perdedor, es absolutamente falso, demencial. Un argumento falaz solo defendible desde una mirada enferma, llena de odio y rencor.

En Aguilar de la Frontera se ha arrancado una cruz, un símbolo cristiano, que representa el amor y la libertad. La connotación franquista que pudiera haber tenido -que no fascista, a ver si algunos aprenden a distinguir-, hace tiempo que desapareció como ha llegado a reconocer hasta cierto diputado socialista con pajarita habitual atizador de la iglesia en Córdoba. Era una cruz y la ha quitado una alcaldesa comunista. Eso sí que es cierto y no opinable. Y anunciar la intención de colocar en su lugar un busto del fundador del convento frente al cual estaba situada, Agustín, una excusa barata para embaucar a quien se deje y provocar que palmeros como tú aplaudan como focas.

Resulta, porque así le sale de los cojones a Agustín, que si usted defiende la cruz, si protesta porque se ha arrancado, aplicando de manera viciada y forzada una ley sectaria y vengativa, si se ha sentido herido por verla tirada en un vertedero y levanta la voz, en el legítimo ejercicio de su libertad, forma parte de una “campaña asquerosa”, es usted un “trumpista”, un franquista, un seguidor de VOX o un fascista… o todo a la vez. Y resulta, además, -no se lo pierda- que una hermandad no puede levantar la voz a través de sus cuentas oficiales porque hay que ser imparcial, equidistante. ¿Tan miserablemente equidistante como durante décadas fue la iglesia vasca frente a las matanzas de ETA? Entérese bien: si se siente atacado, o humillado por las acciones de cierto sector político –sólo de ese sector político, al resto le puede usted replicar-, tiene que guardar silencio. Más aún si el ataque queda respaldado por una mayoría absoluta que solo parece ser legítima cuando está en manos de la izquierda, convirtiéndose en una excusa barata para machacar a las minorías. ¿Si amparado en una mayoría absoluta alguien decide implantar la pena de muerte, la asumimos también sin rechistar? ¿Nos va a permitir Agustín que al menos nos quejemos, o solo cuando él diga?

Este posicionamiento, no es exclusivo de Agustín, desde luego. son muchos los cofrades y kofrades que se posicionan de este modo, «porque somos de izquierdas». Algunos defienden el aborto y otros aplauden a quienes quieren expulsar a la Macarena de su hospital. Y no les quepa duda de que, al final, todo se reduce a lo mismo. Si alguien es de izquierdas, puede pronunciarse en público como le plazca y cuando le plazca, pero si su tendencia política es la contraria, deberá ocultarse acomplejado. No se equivoquen, así de imbéciles hemos sido en España durante décadas y de aquellos polvos vienen estos lodos. Y ahora, cuando el absurdo complejo se ha difuminado, como reacción directa a los furibundos ataques de una parte muy definida de la izquierda, antaño respetuosa y ahora visceral, beligerante y más extrema y radical que nunca, y muchos ciudadanos que no se sienten de izquierdas lo pregonan sin rubor alguno, a algunos les explota la cabeza y reaccionan queriendo obligarles a callar de nuevo, a sumergirse en las catacumbas, a vivir sus convicciones con vergüenza, a soportar en silencio las humillaciones e insultos, como un ciudadano sumiso e inferior.

Porque ese es quid de la cuestión, la repugnante superioridad moral de la izquierda que concede el derecho a defender sus ideas en público solo a algunos, privando de ese derecho al resto de la población. Una visión dogmática, totalitaria, absolutamente enraizada con la auténtica esencia de la izquierda –que nadie les engañe, los comunistas no son demócratas y nunca lo fueron por más que se disfracen de tolerantes- que lamentablemente algunos quieren aplicar también a las cofradías, imponiendo lo que los cofrades podemos defender en público o prohibiendo el posicionamiento de las hermandades en asuntos de capital importancia social amparados en un argumento falaz como la heterogeneidad de las nóminas de hermanos. Las hermandades son entidades adscritas a la iglesia católica y como tales deben –repito, deben- defender la doctrina de la iglesia.

Nadie obliga a nadie a pertenecer al club de la Iglesia pero si alguien defiende al aborto libre o la eutanasia en sus más abominables variantes ha de saber que el club tiene unas normas con las que se está en contra. Sólo faltaría que hubiera que derogar las normas del club porque haya quienes quieren pertenecer a él con ideas que las contravienen. Y lo mismo se debe aplicar a las hermandades. Las nóminas de las cofradías podrán ser heterogéneas pero sus directrices morales, no. Por supuesto que un hermano puede ser de izquierdas –allá cada cual con sus contradicciones-, pero si la izquierda política aprueba una norma que ataca a la iglesia, perjudica a las hermandades o atenta contra la moral cristiana, las hermandades pueden y deben denunciarlo. Y si al hermano de izquierdas no le gusta, ya sabe dónde está la puerta.

Si lo que Agustín y quienes piensan como él quieren es que las hermandades se limiten a poner fotitos y videos y poco más, olvidan gravemente una de sus misiones esenciales, la evangelización, que no se circunscribe a tuitear citas sueltas del evangelio, sino a difundir la doctrina de la iglesia, y esa, salvo en el caso de los miserables curas vascos proetarras que antes les mencionaba, jamás fue equidistante.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup