A paso mudá, Opinión

El Santo Entierro Grande y su letra pequeña

Metidos de lleno ya en la pre-Cuaresma, las redes sociales se llenan de comentarios, noticias y rumores sobre lo que nos viene en cuestión de pocos meses. A modo reflexión tras ver tantas cosas, creo que el Santo Entierro Grande sobra. Sí, sobra. Y me explico.

Hacer una procesión magna o grande en un día de la Semana Santa discrimina de forma más que clara a las que realizan Estación de Penitencia en dicho día, en este caso, en el Sábado Santo. Por desgracia, hay hermandades que se ven prácticamente solas en el recorrido de vuelta, y claro, estando “las del SEG” en la calle, dejando estampas cuanto menos peculiares, ¿dónde va a ir el público? Está más que claro.

¿Qué pensarán internamente (que no de cara al público) las hermandades del Sábado Santo sevillano? Es obvio que de cara al público, puede que todo sean buenos comentarios, porque es un acto que se realiza en ocasiones muy señaladas, pero apostaría a que no todo es oro lo que reluce. Hay hermandades que se ven claramente afectadas, y que ojo, por supuesto que los hermanos de las corporaciones de esta jornada realizarán su Estación de Penitencia como cada año y disfrutarán de ella. Pero hay una cosa obvia: si hay público, siempre es un punto extra.

San Gonzalo con Virgen de los Reyes, el Cachorro con banda de plantilla completa, Tres Caídas con su banda (teniendo contrato con la Trinidad), y un largo etcétera. Estampas que quizá en una magna en otra fecha, no se verían, pero no afectaría a otras hermandades.

¿Qué opinión tendrán los hermanos a los que les cuesta más dinero salir en el Santo Entierro Grande que en su propio día?

En fin, no puedo decir lo típico de “Sevilla y sus cosas”, porque en este caso no es así.