Advertisements
El viejo costal, 💙 Opinión

Euthanasia, maldita hija de Tánatos…

Ya en el lejano año de 1947, hace 73 años un reverendo llamado Robert E. McCormick gritaba “El objetivo final de la sociedad Pro Eutanasia se basa en un principio totalitario del que el estado es supremo y que el individuo no tiene derecho a vivir si su permanencia es una carga u obstáculo para el estado.”

El reverendo Robert, la formó parda cuando el mismo preguntaba: “¿vamos a terminar con el trabajo de Hilter?” y dada la fecha estas palabras convulsionaron especialmente al personal del estado de Nueva York.

Y el problema es que nosotros los cristianos y los cofrades hemos de ser partidarios de la vida, muchos se han manifestado sobradamente como opuestos a la eutanasia. Pero debemos de pensar también en la libertad de cada persona de poder realizar los actos que su conciencia les permita, la eutanasia pasiva o negativa, que también así se llama, no ha de estar permitida, esta es la generada por la omisión de medicación, de alimentación, etc. el “no hacer o dejar de hacer” por la vida, impuesta por la sociedad, por el gasto de recursos, esta es solo un crimen disfrazado de legal.

La eutanasia voluntaria, o la involuntaria dada por los más allegados familiares del paciente, siempre que no exista la posibilidad de que la pida el propio enfermo, en estos dos casos creo que, a pesar de defender a ultranza de la vida, sería de humildes saber cuándo la misma ya está siendo solamente un callejón sin salida, de solo sufrimiento, dolor, inconsciencia, y de un inútil sufrimiento y una inútil espera de la llegada de “la parca”, ese punto desde donde no hay retorno ni posibilidad de volver a la vida, cuando la batalla está claramente siendo ganada por la muerte.

Si una persona en el ejercicio de su libertad, de su libertad sobre su cuerpo, decide, que no puede sufrir más, que su vida se ha transformado en tormento, y desea la muerte sobre todas las cosas, nosotros no debemos de impedirlo, y entender que cada cual tiene sus limitaciones sobre el dolor, y cada uno sabe, mejor que nadie que es dueño de su libertad.

No estoy de acuerdo en una eutanasia regulada por una ley partidista, el sentido común así me lo recomienda, mis creencias me obligan, y en conciencia debo respetar toda vida, pero yo no soy nadie para impedir el don de la libertad del ser, ya lo dije en otra ocasión, esta libertad es el mayor tesoro que Dios nos ha otorgado a cada hombre y mujer, y usarla para caso de ser necesariamente inevitable, acortar el periodo de sufrimiento cuando sea una determinación consciente, madurada y científicamente sea afirmado que no hay posibilidad de retorno, algún médico sabrá cuando solo cabe la espera del colapso de los órganos, y la única batalla posible sea la de solo retrasar este colapso cuanto se pueda.

No es agradable este tema, no es para almas sensibles, pero como cristiano he de esperar que Dios no me haga pasar al infierno en vida, sepa perdonarme estas palabras y entienda mi compasión ante el dolor y la imposibilidad caso de ser enfermo terminal y si no hay posibilidad alguna de volver a la vida, yo deseo poder tener una eutanasia, que en griego quiere decir “Buena Muerte”, a pesar de que pocos pueden creer que la muerte sea buena, y creo que si es liberación de dolor y sufrimiento infinito si lo será, todo va en las circunstancias.

Perdonadme, por lo duro del tema, pero la muerte y la vida es lo único que a todos nos une, como personas, nos une y además nos hace iguales.

Y una gran verdad es que Cristo no renueva el Sacrificio del Calvario en su Cuerpo físico, sino sobre su Cuerpo Místico, sobre la Iglesia, que ha de concentrar todos nuestros sacrificios.

La vida no ha de ser el infierno, ni el cielo, la verdad está en el término medio, y hay que atender y entender que ningún extremo es cierto, no puedo manifestar mi total repulsa a la eutanasia, ya que la vida y la muerte son ciertas y naturales, y la libertad también y las tres pueden ser consideradas sacrificios de la persona.

Feliz Navidad, y que la paz y el bien inunde vuestras casas y familiares, y que la salud sea lo que os sobre en estas fiestas.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup