El Capirote, 💙 Opinión

Garduño

En una entrevista que el recientemente desaparecido Luis Becerra concedió al periodista Fran López de Paz el pasado año, manifestó que en la actualidad todas las imágenes estaban vestidas igual. Recordaba por ejemplo el caso de la dolorosa del Valle, fácilmente identificable por su atavío, pues la manera de vestirla se había convertido en toda una señal de identidad. Y aunque alababa la gran profesionalidad de la actual generación de vestidores, afirmó que se repetían mucho.

Fueron las palabras de quien estuvo tras importantes antológicas y vestidor de Nuestra Señora de los Dolores, de Olivares, durante más de veinte años que ahora están de actualidad si nos centramos en las dolorosas vestidas de hebrea. Si miramos hacia atrás y buceamos en estampas de antaño vemos cómo las imágenes tenían un sello más personal. Quizá por el hecho de que no existía una profesionalización como tal o porque había vestidores que se encargasen de un mayor número de imágenes, lo cierto es que a Luis no le faltaba razón.

Los conocimientos además sobre el atuendo suelen exceder el ámbito de lo profesional. Pensamos conocer cómo ha de vestirse una dolorosa o qué tipo de joyas han de portar dependiendo del tiempo en el están. E incluso hay imágenes que se convierten en centro de las críticas independientemente de si está bien o mal vestida. Y otros casos que pasan inadvertidos. El periodista que el viernes 14 abandonaba poco antes de las seis de la tarde San Juan de la Palma, adonde fue recibido a puerta cerrada, no escribirá negativamente sobre el atavío de la Amargura. Y no son pocos los cofrades que opinan que a una imagen como esta podría mejorar bastante con otro tipo de atuendo. Porque para entender también la información cofradiera habría que conocer la conexión existente entre el periodista y la hermandad sobre la que escribe.

La recuperación histórica también es una constante que en ocasiones puede devolver resultados que acentúen todavía más la belleza de la Virgen. Bejarano ha rescatado una estampa de los años veinte, cuando era vestida por Muñoz y Pabón, sorprendiendo a quienes hoy nos hemos acercado hasta el céntrico templo con motivo del besamanos del Nazareno del Valle.

La muestra “Antonio Garduño Navas, la creatividad hecha arte” llega tarde al centro de la ciudad. Pero a pesar de ello no pierde ni un ápice de su interés para conocer la creatividad y buen hacer de quien fuera vestidor, diseñador y dibujante. De hecho estas áreas no se entenderían el último cuarto de siglo sin él. La exposición, impulsada por la corporación de la Estrella presenta en el patio principal el palio que lucirá la dolorosa el próximo Domingo de Ramos. Es la figura de Garduño fundamental para entender la evolución de la Virgen de la Estrella. Su sello, personal, marcó una etapa que hoy se echa en falta en algunos vestidores. Porque Garduño más que seguir la moda ideó un nuevo camino que inauguraron también otros en diferentes áreas. Una etapa dorada en el diseño, la talla o incluso la imaginería, con nuevos conceptos que ofrecieron una visión propia de un mundo como es el de la Semana Santa. Hasta el 1 de marzo puede visitarse esta muestra en la sede del Círculo Mercantil. Un homenaje más que merecido.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Color de fondo
Redimensionar imagen