A Contratiempo, 💙 Opinión

Ha llegado la hora de que las bandas den un paso más

En la era moderna ¿cuántos años llevan los músicos (mayores de edad y pequeños) trabajando año tras años para poder ofrecer su música a las hermandades y cofradías cada Semana Santa? Yo diría que unos 40 años, y creo que ha llegado la hora de que las bandas reivindiquen su valor, su posición. Que se valore realmente su trabajo, su tesón y profesionalidad.

Todos sabemos lo provocado por el Covid-19 y el consiguiente estado de alarma. Después del shock en el mundo cofrade a causa de la suspensión de todas las procesiones de Semana Santa, para las bandas además ha significado un grave problema económico que, además y en casos concretos puede desembocar en problemas legales. Pero comencemos por el principio.

Los cofrades se llenan la boca (desde los hermanos mayores, hasta hombre de trono, cargador o nazareno) de sentirse gente honrada, honesta y solidaria. Pero a la hora de la verdad, de esta verdad que se ha echo presente, las bandas se han encontrado con que esas palabras, en muchas ocasiones están resultando vacías y sin ningún valor. Resulta que muchas hermandades e incluso como en el caso del Presidente del Consejo de Hermandades de Cádiz, abogan por no abonar cantidad alguna a las bandas que tenía contratadas, ni si quiera aceptar una negociación, cosa que también hay que decir, otras si están haciendo por su cuenta.

Ante esto, pocas semanas atrás se ha creado una plataforma bajo el nombre de Pro-Confederación Nacional de Bandas de España. Hecho que un servidor aplaude, pues ha llegado la hora, como digo, de que por fin las bandas con menos poder y menos nombre también puedan reivindicar sus derechos. Esta plataforma, en primer lugar, aboga por el buen entendimiento entre hermandades y bandas para acceder a un diálogo que desemboque en acuerdos beneficiosos par amabas partes, y pienso que debe ser así, las hermandades no se pueden «echar el culo fuera» ahora, cuando son las bandas las que necesitan su ayuda, así como cuando las hermandades han pedido hasta la saciedad la ayuda de bandas para actos benéficos.

Pero vamos a pensar en el futuro. Cuando cada caso se vaya resolviendo de mejor o menor manera, todo se irá diluyendo y cayendo en el olvido. El próximo años si Dios quiere, volverán las procesiones y las bandas y hermandades tendrán que volver a negociar, pero para entonces, en mi opinión ambas partes deberán entender que la situación ha cambiado.

En mi opinión las bandas se deben dar cuenta de que tienen que proteger su patrimonio, su historia y a sus músicos. Se deben plantear distintos cambios en la relación contractual entre estas y las hermandades. Estas segundas deben entender que ya no tratan con colectivos de «[email protected]» que tienen como afición la música. En ese aspecto hay que entender que las bandas prestan un servicio y para ello necesitan estar activas tiempo antes de proceder al cumplimiento de un contrato, por lo cual, hay que entender que una contratación no consiste en «el acompañamiento musical tras tal paso desde las X horas a la X horas de tal día».

No, esto ya no se puede replantear así. En una contratación de servicio, la banda comienza a trabajar tiempo antes del día de la salida de la procesión para preparar esta, y por lo tanto, ya se está realizando un gasto antes del día de la salida (alquiler de local, luz, agua, mantenimiento etc). En ese sentido, una de las soluciones (como ejemplo) sería que todas las bandas incluyesen una cláusula que ya algunas (generalmente las de más nombre) incluyen, y es que se cobre un % de la cantidad acordada en la misma firma del contrato. Si esto se realiza en los cinco, seis o siete contratos que se firman para Semana Santa, la banda ya tendría una buena parte de gastos cubierta. Este tipo de cláusula además pude complementarse con la clausula por lluvia o causa ajena a la propia formación, pudiendo además corregir estas.

Pero vamos más allá. Hablo ahora de conciertos, y en este tema evidentemente tienen la mayor culpa las bandas. Volvemos a parte de lo expuesto anteriormente. Una banda, si tiene que cumplir un acuerdo para dar un concierto o participar en un certamen, este debe prepararse antes y con los gastos que conlleva anteriormente explicados, entonces ¿por qué siguen habiendo bandas que no cobran ni un céntimo por dar este tipo de conciertos? Se pueden dar X conciertos cobrando solo el desplazamientos (porque es una hermandad con la cual se mantiene una relación contractual, por que es una hermandad de la ciudad, algún que otro concierto benéfico para el cual solo cobre el desplazamiento etc) pero poco más. Las demás actuaciones se tienen que tratar bajo contrato y prácticamente con las mismas cláusulas que para un acompañamiento musical.

Creo que en esto de la música cofrade se tiene que ver de una vez por todas en algo serio, que una hermandad está en su derecho de exigir por contrato, pero la asociación musical también. Además la bandas y asociaciones musicales no deben centrar única y exclusivamente su actividad musical en la música cofrade, pues hoy en día, además de las Bandas de Música, las Agrupaciones Musicales y Cornetas y Tambores tienen instrumentación como para tocar prácticamente cualquier tipo de composición y por consiguiente, poder obtener beneficios.

Se podría abrir el abanico también (como hacen en otros lugares) de ser socio de la asociación y como tal pagar una pequeña cuota mensual. De esta modo la asociación tendría posibilidad de realizar otras actividades y no centrarse solamente en lo musical y además mejorar todo lo que rodea a un viaje. Sé de algunos casos, por ejemplo, que de esta forma los músicos viajan con Bus con grandes comodidades y ningún músico paga un céntimo desde que sale de casa y ojo, no son bandas de renombre.

En definitiva, todo esto que está pasando espero que abra los ojos al mundo cofrade. Que las asociaciones y bandas musicales son un grupo enormemente numeroso, muchos profesionales y forman parte de los desfiles procesionales desde hace muchísimos años. Se quiera o no son un elemento muy importante dentro de las procesiones de Semana Santa y por lo tanto, se les debe respeto.

Para finalizar, quiero pensar que todo esto va a desembocar en rupturas de contratos o no renovaciones para el próximo año. Puede que tristemente (espero que no sea ninguna o las menos posibles) desaparezca alguna formación y veremos más cambios musicales de los habituales la próxima Semana Santa.

@Alfyvit

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Color de fondo
Redimensionar imagen