En mi Huerto de los olivos, 💙 Opinión

Hay que ayudar al que lo necesita en el momento en que lo necesita

Llevo varias semanas intentando comentar un aspecto que el otro día vi, escuché y me dejo gratamente sorprendido a la vez que impresionado de dónde venía. En una entrevista realizada por mi amigo Rafael Bescansa en el programa cofrade de “Cinturón de Esparto” al Hermano Mayor de la Esperanza de Triana de Sevilla, D. Sergio Sopeña Carriazo.

De los muchos temas de actualidad que le preguntó Rafael a Sergio, hubo uno como la labor asistencial de la Esperanza de Triana, que, a pesar de todos los problemas económicos, que tienen todas las hermandades, se han paralizado los proyectos patrimoniales que pueden esperar, y si no es esta Junta de Gobierno será otra la que lo continúe. Pero lo que no se puede paralizar son las necesidades que tienen los hermanos y los devotos. Esta Hermandad, por supuesto el poder que tiene en números de hermanos no es comparable con las de nuestra ciudad, adaptándose a la situación actual que hay por culpa de esta pandemia, a los hermanos que están en ERTE, la cuota de hermano se le ha bonificado en un 30%. El 50% de su cuota, se les bonificará a aquellos hermanos que se encuentren en una situación de desempleo y a los hermanos que tengan un débito atrasado en su cuota de hermano, por desempleo o cese temporal de su trabajo, no se va a gestionar su baja de hermano y además se le concederá una bonificación del 50% de la deuda atrasada, para que ningún hermano se dé de baja por motivos económicos.

De verdad, que hechos como estos me ponen el vello de punta, porque son muchas las personas que lo están pasando muy mal, como bien sabemos. Esta reflexión es para tener en cuenta, no sólo copiar a las hermandades de la ciudad vecina, en conceptos de arte, pasos, música, costaleros, etc.…

Desconozco la labor asistencial de todas las hermandades de Córdoba, ya me gustaría para seguir defendiendo a las hermandades de mi ciudad porque conozco alguna y su labor social es de categoría suprema.

La frase que me emocionó fue de que “hay que ayudar al que lo necesita en el momento que lo necesita”, es de lo mejor que he escuchado en mucho tiempo. Nos damos muchos golpes de pecho, pero debemos de mostrar en silencio nuestras obras asistenciales a nivel particular o individual. Y las hermandades que extrapolen sus acciones para que todos lo sepan. La vida de la hermandad no es solo trabajar para que salgan sus pasos en Semana Santa y debemos de mostrarlo a todos y todas, me volvió a salir la vena política.

Pero al igual, que se les pide a las hermandades algo más, creo que también cada uno de nosotros deberíamos de mirarnos, y no echar las culpas o las responsabilidades a otros y sacudirnos porque no nos interesa. Habrá Semana Santa, mientras estemos los católicos en pie y a pesar de que haya energúmenos que quieran multarnos por mostrar nuestras creencias. Habrá procesiones mientras estén las hermandades y los cofrades. Pero a la misma vez los hermanos también tenemos que ayudar al que lo necesita en el momento que lo necesita y nuestras hermandades también lo necesitan. Este año los ingresos fuertes de cruces y feria tampoco lo van a tener. Vamos a ayudarnos los unos a los otros, como comentaba con un amigo y compañero de fatigas profesionales, porque por los estamentos gubernamentales vamos a tener poca ayuda, por lo menos, así lo demuestran sus hechos hasta el día de hoy.

Sean felices y extrapólenlo, no se lo guarden solo para ustedes. Por cierto, felicitaciones hoy por el día de Nuestra Señora de Lourdes. Estamos ya a solo cinco días de que sea Miércoles de Ceniza y entre esa época del año que nos tiene a todos enfervorizados en cada uno de sus días y de sus eventos.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup