El viejo costal, 💙 Opinión

“In Maxima Parte”

Los cristianos saben que la cera representa la carne de Nuestro Señor, nacido de una Madre Virgen y la mecha el alma de Jesucristo correspondiéndole a la llama ser la Divinidad que absorbe y domina a ambas. Ésta simbología es la de los cirios o velas usadas en cada uno de los cultos, en nuestros pasos, en la Santa Misa, y en el cirio pascual de cada una de nuestras parroquias o iglesias.

Es también, símbolo de virginidad la laboriosa abeja, ya que genera la cera, cera llamada virgen, que además, es la recomendada por las valiosas características que tiene, no deja casi residuos, da poco humo, no daña ni paredes, ni vestimentas, y ni imágenes. Esta cera al ser un producto totalmente natural es fácilmente eliminado de las telas y bordados que pudiesen mancharse con ella.

Existen normas y costumbres para el correcto uso de los cirios y velas, “serán de cera virgen “in maxima parte”, dicen las normas de celebración; y cuando la celebración es una Misa mayor serán seis las velas, si es una “Missa cantata” serán cuatro, las mismas para una Misa privada de un obispo en días de fiestas, dos para el resto de las Misas. Se deben de encender seis velas en vísperas y laudes, cuando se canta el Oficio en las grandes fiestas, en las ocasiones menos solemnes son suficientes dos o cuatro.

Hoy he visto, gracias a la técnica del vídeo y de las redes sociales, un Rosario Vespertino, el de Nuestra Señora Reina de los Apóstoles, de la Pro-Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Bondad, del que muchas Hermandades podrían tomar nota, un guion perfectamente ordenado. Guion formado por la Cruz de Guía y dos faroles, seguidos por un suficiente número de hermanos portando cirios, cuatro varas y acompañamiento de música de capilla, cinco músico son los responsables de este elegante acompañamiento, tras ellos los ciriales y palermo, así como dos incensarios.

Puedo asegurar que he visto pocos tan bien ordenados, tan coordinados, perfectamente delineados ciriales, incensarios, hermanos de luz, y portadores de las andas, detrás de este ordenado guion sobre las andas lucia de blanco su titular, muy acertado retirar los fanales que el año 2019 alumbraba la trasera de las parihuelas, quedando mejor extendido su sencillo manto.

La Señora, Reina de los Apóstoles, llevaba como luz, tres cirios a cada lado, formando un perfecto triángulo, de una altura muy conveniente, que no llegaba a tapar para nada ningún ángulo del bendito rostro de tan bella imagen, cera blanca a juego con el blanco de sus ropas, sencilla cera perfectamente puesta y cortada a la más exacta y precisa medida.

Yo desgraciadamente lo he visto desde la distancia, lamentando no haber asistido personalmente a este solemne rosario vespertino, acertada también la hora, y me gustaría felicitar a todos los componentes de su Junta de Gobierno, por la sencillez, buen gusto, perfección de su guion. Por todas esas cosas, sencillas, incluida la perfecta colocación y medidas de los cirios que daban luz al bendito rostro de María Santísima, enhorabuena. Es fácil tener la seguridad de que haciendo las cosas con ese mostrado cariño, esta incipiente hermandad tiene garantizado un magnifico futuro, el resultado de vuestro esfuerzo y trabajo se verá recompensando, dando su fruto en el número de hermanos, y devotos, así como muchas personas que como yo quedaran, prendadas de todas estas cosas bien hechas.

Este año desde la distancia, pero será el último año, en los siguientes pienso disfrutar de su perfecta organización asistiendo personalmente, y como ya decía, otras hermandades cordobesas, algunas muy populares, debieran de copiar, “in maxima parte” especialmente vuestra forma de organizar el guion, la forma de poner la cera, vuestro orden, la calidad de la música y corregir su horario.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup