Advertisements
Córdoba, De Cerca, Pentagrama

Joaquín Nevado: «Se ha perdido el respeto hacia lo que llevamos delante por idolatrar a músicos»

No es ningún secreto el especial interés que despierta en un servidor la música procesional cofrade. Son muchos los autores de marchas que colman los repertorios de todas las bandas del panorama musical, y hoy tendremos la oportunidad de saber más acerca de uno de ellos. Cuando uno tiene la suerte de conocer a uno de esos compositores de marchas que admira, y además se encuentra con un tipo cordial, afable, atento al detalle y, sobre todo, normal –que no es ninguna tontería-, sólo cabe encontrar sentimientos de alegría. Exactamente esto pasó al cruzar mi camino con D. Joaquín Nevado García, hace poco más de un año. Ya conocía la marcha Bajo tu Palio de Estrellas, una de las que se encuentra entre mis preferidas del género de bandas de música, pero lo que no podía imaginar es que él sería el encargado de componer una marcha propia a la altura de mi querida Esperanza. Todo un sueño hecho realidad.

Nacido en Linares el 29 de octubre de 1983, estuvo desde muy pequeño ligado a la música, tocando el tambor desde la temprana edad de seis años. Con diez años comienza a estudiar clarinete en el Conservatorio Profesional de Música de Linares, y llegando, a lo largo de los años, a la categoría de licenciado en música de este instrumento por el Conservatorio Superior de Música Rafael Orozco de Córdoba. Director de la Banda Sinfónica de Dos Torres desde el año 2009, la cual hará doblete en Córdoba en Semana Santa acompañando el Sábado de Pasión a la Hermandad de las Lágrimas del Parque Figueroa y a la Hermandad del Rayo el Sábado Santo. También es el director musical de la Agrupación Musical de la Soledad de Pozoblanco, posee varias marchas de ambos estilos musicales con su firma. Soledad o Sueños en la Madrugá son buen ejemplo de marchas del estilo de agrupación musical, y De Verde Esperanza… o Ángeles de la Alegría, además de la ya mencionada Bajo tu Palio de Estrellas, del estilo de banda de música. Si es brillante su música, no es menos cierto que su personalidad deslumbra, igualmente, con luz propia. Para uno que puede presumir de haber entablado con él una gran relación de amistad, se antoja complicado que alguien que realmente conozca a D. Joaquín Nevado García no tenga buena opinión de él. Sin más dilación, les dejamos con el director y compositor linarense. El músico de la sonrisa eterna.

En primer lugar, gracias por atender al blog Gente de Paz, Joaquín. Cuéntele a quien no le conozca quién es Joaquín Nevado García, y a quien lo la haya escuchado, cómo es la Banda Sinfónica de Dos Torres.

Gracias a vosotros por esta entrevista y por vuestra predisposición, gran labor de difusión que lleváis acabo todo el año, abarcando toda la información de la Semana Santa de Andalucía, Córdoba y su provincia.
Soy un loco enamorado de la buena música, de la Semana Santa y de nuestras tradiciones. Un aventurero, que siempre está con la mente inquieta, con ganas de hacer música, tocarla u oírla, ya que es de las pocas cosas que sé hacer en esta vida.

Por suerte tengo el privilegio de poder dirigir, y sobretodo dedicarme en cuerpo y alma a uno de los mayores regalos que me ha dado la vida, mi queridísima Banda Sinfónica de Dos Torres. Una banda humilde, en la que sus componentes son una gran familia y en la que la ilusión, la constancia y el trabajo es la tónica general de esta banda

¿De dónde viene esa pasión por la música desde tan pequeño? ¿Algún antecedente familiar? ¿Y la faceta cofrade?

Mis padres siempre me han dicho, que desde muy pequeño me sentaba en el bordillo a ver pasar la procesión y hasta que no pasara el último músico de la banda del palio no conseguían que nos marcháramos, así que con seis añitos no tuvieron más remedio que meterme en una banda con un instrumento un tanto peculiar. En Linares, mi ciudad natal, existe un estilo de bandas muy característico y son las llamadas “Bandas de Cabecera”, así que mis padres hablaron con un tío mío, que por entonces era hermano mayor de una cofradía y y me acercaron al ensayo de la Banda de esta hermandad.

Bien, pues en ese tipo de formaciones había un abanico amplio de instrumentos tanto de viento como en este caso de percusión. De este modo el instrumento que había disponible y que pudiera desempeñar para mi corta edad fueron unos Bongos (Instrumento musical de percusión formado por dos tambores pequeños con parche de cuero unidos lateralmente, uno de los cuales es ligeramente mayor y de sonido más grave; tocándolos con baquetas, colocado en la cintura) de color rojo y aro negro, que jamás olvidaré. Así que aquella tarde, en la que me coloque por vez primera esos bongos de color rojo y esas baquetas astilladas, aquel niño de seis años cumplía un sueño, el cual nunca imagine que sería el principio de algo que marco mi vida tanto en lo personal como en lo profesional.

«Nuestra misión es rezar con nuestra música y hacer un cortejo procesional más bello aún si cabe»

¿Qué se encuentra Joaquín Nevado al arribar en 2009 a la dirección de la Sinfónica de Dos Torres? ¿Por qué acepta encabezar este proyecto?

En el año 2009 me encontraba opositando para músicas militares de las escalas de suboficiales de los Cuerpos Generales en Madrid, en la especialidad de clarinete. Conseguí aprobar las primeras pruebas y hacerme un hueco en el último examen, el que me daba la plaza, quedamos 5 para una plaza con la mala suerte de quedar tercero a muy pocas décimas del segundo y primero. Ese mismo día que me dieron el resultado, (a últimos de julio de ese mismo año) la pena y el pesimismo inundaron mi cabeza, fue una gran decepción. Recuerdo que cogí el metro que me llevó desde el Hospital Militar Gómez Ulla de Madrid, hasta la estación del AVE para volver a casa, cuando sonó mi teléfono y al responder con voz de desasosiego, cuál fue mi sorpresa que era el Sr. Alcalde de Dos Torres, D. Manuel Torres Fernández el cual me requería para hacer una entrevista de trabajo, ya que habían seleccionado mi curriculum para cubrir el puesto de director de la banda de música local y la creación de una nueva escuela municipal de música. Acepté y al día siguiente estaba en Dos Torres realizando dicha entrevista. Estuve de prueba el mes de Agosto, cubriendo los servicios que la banda tenía en la Feria de San Roque, gusté y decidieron hacerme un contrato. Para mí era un reto, porque había mucho trabajo por delante y los desafíos siempre me han motivado, además conocí un pueblo que me enamoró, unas personas increíbles con unas ganas inmensas de crecer.

Los comienzos nunca fueron buenos, me encontré una banda mermada, con unos 25-30 músicos, con poco instrumental, desmotivados y sin ilusión que poco a poco fue cambiando hasta día de hoy que ya sabemos el resultado.

Dos Torres es un municipio con unos 2.500 habitantes, de los cuales en torno a 100 pertenecen a la banda. ¿Cuál es la fórmula secreta para lograr ese crecimiento tan rápido en un plazo tan corto de tiempo y en un pueblo tan pequeño?

No hay nada más que mirar los orígenes de la música en este pueblo que datan de 1860. Dos Torres siempre ha estado impregnada de esa afición a la música, prueba de ello es que hay una Agrupación Musical, Coral Polifónica, grupo de voces masculinas, grupo de rock, charanga, escuela de música, Banda Infantil y la Banda Sinfónica Municipal junto. Esto sumado a la tradición, a la apuesta de forma incesante por parte del ayuntamiento cediendo instalaciones acorde a las necesidades, asumiendo gastos de dirección y apoyando económicamente la escuela y banda, cuidando mucho el trato con los músicos, presentando proyectos ambiciosos y sobre todo el respeto y orgullo que este pueblo tiene hacia la música, hace que poco a poco la familia aumente de forma considerable. El 80% de los componentes son de Dos Torres, aunque hay músicos que son de localidades vecinas que se desplazan hasta Dos Torres para compartir ratos de música y amistad con los componentes de esta banda, formando parte de la plantilla como cualquier músico de la localidad.

¿Qué papel ha jugado la Escuela Municipal de Música, de la que es profesor y director, en este auge de la banda?

La base y esencia de este crecimiento básicamente ha sido la creación de esta escuela que nutre de jóvenes y no tan jóvenes músicos a esta banda. En la actualidad están matriculados unos 65 alumnos, en el que de lunes a viernes reciben sus clases, formándose en las instalaciones de esta escuela en horario de tarde, recibiendo clase instrumental y teórica con una programación adaptada a nuestras necesidades.

«Nunca entenderé que vayas a ver tal procesión porque allí toca tal banda»

Un crecimiento que ha llevado a la banda a pisar la capital hasta en dos ocasiones en 2017, ¿se está empezando a valorar a la Sinfónica de Dos Torres en la capital como se merece?

Nosotros sabemos dónde llegan nuestras posibilidades y trabajamos mucho para mejorar e ir creciendo musicalmente. Si es cierto que es una banda numerosa, se compone de músicos amateur, y apenas tenemos músicos profesionales. Aún así crecemos cada año un poco más y la experiencia en Semana Santa cada vez es más notable.

Este año tuvimos la suerte de entrar en el Festival de Bandas de Música de Córdoba “Cordoband” donde realizamos un concierto en Sala Orive con un repertorio exigente, y es cierto que ya había personas que nos conocían y al parecer gustó la banda. Pero entrar en la Semana Santa de una capital es difícil y nosotros estamos muy contentos de que cada vez nos tengan más en cuenta en nuestra capital.

Con respecto al Sábado de Pasión, cuando volverán a acompañar a la Hermandad de las Lágrimas del Parque Figueroa, ¿hay ganas de sacarse la espinita del año pasado, cuando la salida procesional se vio truncada por inclemencias meteorológicas?

Por supuesto, recuerdo que fue un día muy desapacible, constantemente mirando al cielo, con prisas y con miedo a no mojarte, aunque disfrutas pero no estás igual y la imagen en la calle por parte del cortejo procesional se ve mermado. Este año estoy seguro que podremos quitarnos esa espinita del año pasado.

Siete días después harán ustedes historia de la mano de la Hermandad del Rayo en su retorno por las calles cordobesas el Sábado Santo. ¿Cómo valora esta contratación que llevará a su banda a pisar la Catedral de Córdoba?

Una fantástica noticia, poco a poco vamos viendo cómo cada vez nos van conociendo más en Córdoba y eso para nosotros es un orgullo y una satisfacción, muestra de que la banda va creciendo y es la recomcompensa al esfuerzo y trabajo que venimos realizando años atrás.

¿Piensa que habrá más Cofradías cordobesas que se interesarán por la Sinfónica de Dos Torres en Semana Santa? Ya solo les queda ir tras un palio de la nómina de la Agrupación de Cofradías…

Dependerá en parte de este año, en los dos compromisos que tenemos allí, si la banda gusta y todo sale a pedir de boca, estoy seguro que el año que viene sonará el teléfono con alguna propuesta interesante. Ojalá…

¿Qué le diría al cofrade cordobés de cara a este año 2017 con respecto a su banda? ¿Qué se puede esperar de la Sinfónica de Dos Torres en su doblete por la capital?

Una formación con muchas ganas e ilusión, con respeto a una Semana Santa de primer nivel, en el que iremos a disfrutar y a corresponder con nuestro mejor hacer. Un grupo amplio, con una mezcolanza de jóvenes y veteranos músicos que llevarán su arte vallesano y en el que darán el máximo de sí mismo para demostrar el porqué han confiado estas dos hermandades en nosotros.

Viendo a los componentes de la banda se puede observar una formidable mezcla entre músicos veteranos y otros muy jóvenes, hablamos incluso de niños. ¿Cómo valora esta heterogeneidad con respecto a las edades de los componentes?

Es una gran familia, y esta heterogeneidad de edades es un punto a favor. Todos se respetan, se admiran y sobretodo se aprecian e insisto mucho en esto, porque para que un grupo grande funcione, las relaciones interpersonales tienen que ser fluidas y estar muy bien afianzadas.

Está a las claras que sus músicos, pequeños y mayores, están con usted en las duras y en las maduras. El camino no ha sido fácil desde que tomó las riendas de la banda en 2009, ¿no?

Para liderar un grupo grande y estar a la cabeza tienes que sentirte respaldado y querido, cosa que desde que los conozco siempre me he sentido así y han estado conmigo a las duras y a las maduras, por eso siempre digo que esta banda ha sido uno de los mejores regalos que me ha dado la vida, encontrarte con gente así en la vida es un regalo.

Buena muestra de ello es que ante cualquier desplazamiento de la banda, la inmensa mayoría de componentes se ofrece para arrimar su instrumento, sin importar donde sea. Da la impresión de ser un grupo humano muy completo y compacto, ¿cierto?

Así es, prueba de ello tienes que ya no solo los músicos, sino que además los familiares, parejas y amigos de los músicos se unen a nosotros en nuestras expediciones acompañándonos y ayudándonos a que no nos falte de nada y eso es una suerte para el grupo.

«Se ha perdido el respeto hacia lo que llevamos delante, imágenes sagradas, por venerar e idolatrar a músicos que son grandes instrumentistas»

¿Dónde está el techo de esta formación musical?

En la música como en cualquier otra faceta de la vida, ya sea artística o no, nunca hay un tope, puesto que siempre estamos en continuo aprendizaje y evolución. Nuestra meta es seguir por este camino y poder seguir disfrutando de este grupo humano muchos años.

Parece que la Córdoba cofrade está abriendo la puerta a formaciones musicales de la provincia, los casos más recientes son los de los Sayones de Pozoblanco y Tubamirum del género de bandas de música, plenamente asentada en la Semana Santa cordobesa. ¿Hay sitio para la Sinfónica de Dos Torres en la capital más días en Semana Santa?

Por supuesto que sí, hay hermandades que nos van como anillo al dedo respecto a nuestro estilo de banda y repertorio, además hay hermandades que pronto sacaran a la calle nuevos palios por primera vez y que necesitarán bandas de música, y antes de tirar de fuera, ¿por qué no llamar a las bandas de la propia ciudad y de la provincia, que están a un nivel muy alto?

Sin entrar a decir nombres (o sí), ¿a qué tipo de palio les gustaría acompañar en la capital? ¿Corte sobrio o alegre?

Cierto es que nuestro repertorio está confeccionado y enfocado a palios alegres, y que casi todas las hermandades que acompañamos nos piden un repertorio así, y es en el que nos sentimos más cómodos defendiéndolo, aunque nos encanta interpretar marchas de corte serio, mustio, austero y fúnebre… Así que estamos abiertos a todo.

En cuanto a la eterna cuestión sobre contratar bandas de la propia ciudad incluso de la provincia, o salir a buscarlas fuera, ¿cuál es su opinión? ¿Apostar siempre por lo propio sobre lo ajeno o, por el contrario, buscar una banda sin fijarse en la matrícula?

En tiempos pasados parecía que todo lo que no viniera de Sevilla o su provincia carecía de valor, hoy día esa idea va cambiando y por suerte bandas que no proceden de allí están demostrando su valía y tesón, prueba de ello es que cada vez van teniendo más protagonismo y presencia en ciudades de renombre. Pienso que debemos mirar nosotros por nuestro patrimonio bandístico y musical, ya que si no lo hacemos nosotros nadie vendrá de fuera a hacer lo propio.

Con respecto al fenómeno fan hacia las bandas, en ocasiones lleva incluso a olvidar lo que va delante de los banderines. Sin embargo, parece que ciertas bandas de cornetas y agrupaciones musicales son más propensas a ello, y que las bandas de música pasan más desapercibidas en ese sentido. ¿Por qué piensa que sucede esta diferencia de actitud de unas respecto a otras?

Tema complejo y delicado, y la verdad es que muchas veces no le encuentro respuesta. Nunca entenderé que vayas a ver tal procesión porque allí toca tal banda, de hecho me duele cuando lo oigo, se ha perdido el respeto hacia lo que llevamos delante, imágenes sagradas, por venerar e idolatrar a músicos que son grandes instrumentistas, -no lo dudo- pero que muchos de ellos no han pisado un conservatorio en su vida, alardean y presumen de algo que cuesta muchos años conseguir, algunos incluso ninguneando a los que sí lo han hecho por el mero hecho de pertenecer a la banda de turno que esté de moda en ese momento. Y en referencia a la pregunta, eso en las bandas de música no sucede o pasa menos y fíjate que hay bandas de música que en sus filas llevan músicos profesionales, con curriculum que asombraría a más de uno, compositores de prestigio y pasan totalmente desapercibidos… Pienso que son modas y tarde o temprano esa moda pasará.

«Hay marchas antiguas que son de dudosa calidad al igual que hay composiciones nuevas que nunca debieron estrenarse»

¿Qué opinión le merece que este público preste más atención a la interpretación de la marcha que a lo que va sobre los pasos? ¿Puede llegar a incomodar al músico?

Sinceramente no me gusta, la música procesional como tal, sea del estilo que sea, es meramente un complemento a la fiesta religiosa que se viene celebrando, cuando la banda de turno pasa a tomar el protagonismo, dicha fiesta se disipa perdiendo el sentido de la misma.

Está claro que parte de culpa lo tenemos los músicos y directores, muchas veces por alentar a los “fans” a un “frikismo” desmedido y por dar cobijo a este peculiar público, dilapidando todo el poco respeto que quedaba hacia nuestras imágenes sagradas y cortejos procesionales.

Quizá, como usted señala, actitudes como esta puedan llevar al músico a, de alguna manera, endiosarse o malentender su papel en una procesión. ¿Debe poseer el músico una formación actitudinal, más allá de lo musical, para afrontar como es debido el acompañamiento a una estación de penitencia de una Hermandad? En este sentido, ¿es necesario, ayuda, o no tiene importancia el hecho de que el músico sea buen cofrade?

El problema es que cuando salimos a la calle parece ser que se olvida a donde vamos y detrás de quién caminamos, creyéndonos que estamos en un certamen o concierto y que lo importante es mi solito y que prevalezca lucirme por encima de todo, olvidándonos que nuestra misión es rezar con nuestra música y hacer un cortejo procesional más bello aún si cabe, demostrando respeto y compostura, dejándonos de actitudes banales y mundanas.
Pienso que requisito indispensable para tocar en estas formaciones y participar en una procesión, que en definitiva es una manifestación pública de la fe cristiana, es ser creyente y por consiguiente cofrade, de no ser así no le encuentro sentido alguno.

Cambiemos de tercio hacia su faceta de compositor. De banda de música: Bajo tu Palio de Estrellas, Esperanza Terribleña, Ángeles de la Alegría, Y en Nuestro Recuerdo Quedaste, Amanecer de Esperanza, Luna de Resurrección, De Verde Esperanza, Loreto, Madre Nuestra, Dulzura en tu regazo. De agrupación musical: Y desde el Cielo Brillará tu Luz, Soledad, Sueños en la Madrugá, En mi Oración un Lamento, Caminar de una Ilusión… ¿Cómo descubre su vocación de compositor?

Con diecisiete años escribí mi primera marcha de banda de música, dedicada a la titular de mi hermandad, Mª Stma. De las Penas de Linares, pero no guardo buenos recuerdos de aquella marcha por los actos que acontecieron después así que decidí dejarla en un cajón y no componer más, puesto que tuve una desagradable experiencia. Al cabo de los años comencé a sentir ese gusanillo por la composición de nuevo y decidí comenzar una marcha de Banda de Música, de este modo me puse manos a la obra. Fue un reto porque escribir siempre es complicado y más aún cuando la experiencia que tenía era prácticamente nula, pero me arme de valor y la verdad que tiré más de corazón que de música, pero a veces las marchas que más llegan no son las complejas estéticamente sino las que más calan en los corazones. Fue “Ángeles de la Alegría” dedicada a la cuadrilla de costaleras de Mª Stma. De la Alegría de Linares, de esta manera abrí la tapa y fui componiendo, contando en la actualidad con una treintena de composiciones entre marchas y pasodobles.

¿Cómo acoge la crítica musical en general sus nuevas composiciones musicales?

No me considero un compositor mediático, mis marchas no son reconocidas en toda Andalucía -o eso creo-, pero si es cierto que cada vez más bandas de nuestra comunidad van interpretándolas, y eso en un panorama musical cofrade donde las composiciones abundan por doquier, es un logro que se toquen ya que de esta manera es un premio hacia tu trabajo.

Parece que con estas últimas composiciones, ya comienza a hablarse del estilo de marchas de palio compuestas por Joaquín Nevado. ¿En qué consiste este estilo de composición? ¿Qué tienen en común todas las marchas citadas anteriormente para que se comience a hablar de un estilo propio, diferenciado de lo demás?

Para que se hable de un estilo o sello propio hay que componer mucho, poco a poco voy consiguiendo que una marcha al escucharla se sepa que es de mi autoría y eso es realmente difícil, por que no se trata de copiar literalmente elementos de otras marchas, pero sí que ciertos fragmentos recuerden la esencia de tus obras.

Me gusta que mis marchas estén cargadas de sentimiento y colores, que cada composición sea una montaña rusa de sensaciones, haciendo mucho hincapié en la sensibilidad y la dulzura de sus armonías, utilizando melodías “italianas”, frescas y cargadas de sentimentalismo. Marchas con carácter y potencia en la calle que no quedan impávidas ante el oído del espectador.

En cuanto al eterno dilema del creador de arte, compositor de marchas en este caso, ¿inspiración o dedicación?

Una mezcla de muchas horas de dedicación, sumado a esa inspiración necesaria y combinado con la experiencia y conocimientos necesarios para dar forma a un pentagrama vacío en el que a buen seguro te restará muchas horas de sueño y descanso, pero que te llenará de satisfacción y orgullo cuando ves colocado esa doble barra final.

Parece que en la última década ha habido un repunte de creación de marchas de palio de un buen nivel. Con compositores como David Hurtado, Antonio David Rodríguez, Víctor Ferrer, Jesús Joaquín Espinosa, Pablo Ojeda, usted mismo… Todos directores muy jóvenes, ¿estamos ante el comienzo de otra época dorada de la composición de marchas de palio? ¿Qué tienen en común estas marchas contemporáneas respecto a lo anterior?

Todo un halago por tu parte, pero sería una falta de respeto por mi parte hacia estos compositores, incluirme en el mismo saco que ellos. Creo que han buscado una estructura de marcha diferente, son composiciones con personalidad e incomparables a lo que había antes, sin menospreciar lo anterior, creo que aportan frescura y juventud a un estilo procesional que para muchos cofrades resultaba un tanto aburrido. Son marchas que llegan más al público de a pie, debido a su sensibilidad y belleza de sus melodías, pero sobretodo se ha creado un estilo de marcha en el que se saca un gran partido a la platilla completa de banda sinfónica.

¿Es mejor la música procesional que se escucha hoy en día tras los pasos que la de hace unos años? ¿Se cuidan más los repertorios?

Estamos poco a poco más concienciados en elaborar una cruceta más equilibrada, en la que entren marchas de diversos estilos y épocas y buscando un equilibrio estético que antes se obviaba, importándonos más el aplauso fácil que la elegancia y la distinción.

Hoy día hay marchas que no tienen cabida tras muchos palios y que por suerte e inquiriendo en las modas se han ido dejando de interpretar. Aún hay mucho trabajo por hacer y mucho repertorio que no debería pisar la calle, pero poco a poco estamos concienciándonos tanto las bandas como las hermandades, que toda composición que se haga y dedique a una imagen, no tiene por qué sonar tras ella si no reúne un mínimo de garantías y calidad.

Sin embargo, en el estilo de banda de música parece que hay una especie de élite compuesta por supuestos críticos del tema que no toleran nada que se salga de los clásicos de toda la vida. ¿Por qué despreciar nuevos estilos de composición que no se ciñan explícitamente a como lo hacían los Font de Antas, Farfán, Beigbeder, Laserna, Braña?

La música como todo evoluciona y podemos encontrarnos verdaderas joyas de arte, composiciones contemporáneas a estos autores que tienen una calidad asombrosa, al igual que hay marchas que jamás debieron ver la luz, pero creo que en la música procesional hay cabida para todo, siempre y cuando reúna calidad y merezca la pena. Tenemos que abrirnos un poco mas a estas generaciones, disfrutar y valorar más esas nuevas obras. En este caso las agrupaciones musicales y las bandas de C.C.T.T nos llevan ventaja, quizás deberíamos aplicarnos el cuento y no estar tan encorsetados a lo arcaico.

«Sueño con que la música no se utilice para guerras personales»

¿Es todo lo clásico bueno y todo lo moderno malo por el mero hecho de serlo? ¿Pueden coexistir estos dos estilos de marchas en el repertorio de una banda?

Hay marchas antiguas que son de dudosa calidad al igual que hay composiciones nuevas que nunca debieron estrenarse. Para mí un repertorio equilibrado tiene que convivir lo clásico con lo contemporáneo, siempre marchas de calidad y nunca desistiendo de lo nuevo por ser nuevo, pensando que lo antiguo es lo bueno.

Una curiosidad o pensamiento que siempre me ha rondado la cabeza y que es buen momento para solventar. Cuando una banda de música se pone en la calle y afronta marchas con voces de cornetas, parece que el resultado final de la interpretación está determinado en un porcentaje muy elevado por la precisión y afinación de las mismas. Poniendo un ejemplo, si al interpretar Coronación de la Macarena, los cornetas no tienen su día, da la impresión de que aunque el resto de componentes interpreten su partitura a la perfección, el producto final en la calle resulta bastante negativo ¿En qué grado está de acuerdo con esta afirmación? ¿Cuida usted de especial forma el trabajo de la cuerda de cornetas?

Estoy totalmente de acuerdo en ese aspecto, cada vez en bandas de música, la cuerda de cornetas tiene más importancia y se escribe más para esta voz. Las bandas de música estamos, para mi opinión, en desventaja con la formación de esta cuerda ya que casi todas las cornetas que tienen un nivel bueno siempre tiran para bandas de Cristo, y es muy difícil que elijan bandas de música. También existe el caso que los enseñas a tocar, leer y cuando adquieren cierto nivel buscan otro repertorio más exigente en el que puedan optar a vivir y sentir otras sensaciones y se marchan a Agrupaciones o Bandas de C.C.T.T. En definitiva es una tarea complicada buscar un buen nivel de esta cuerda, pero se consigue con trabajo y esfuerzo, ya que hoy día es un requisito indispensable para la contratación por parte de hermandades.

Hay algo que claramente es un denominador común en las dos formaciones que dirige, la composición de un grupo de marchas propias tanto de la Soledad de Pozoblanco como de la Sinfónica de Dos Torres. ¿Qué valor le da a que cada banda forje su propio camino en lo que a composición y repertorio se refiere?

Pienso que es la seña de identidad de una banda, junto con género de marchas que lleven en el repertorio y la forma de interpretarlo es lo que a mi juicio denomina el estilo de esa formación. Un cocktáil muy personal -para mi gusto necesario-, que designa el carácter y la idiosincrasia de una banda ya que la hace especial e incomparable.

Para terminar con el apartado de composición, un test rápido. Diga lo primero que se le ocurra de las siguientes marchas:

• Como Tú Ninguna (D. Hurtado): MACARENA
• Caridad del Guadalquivir (Paco Lola): La música del pueblo.
• Mi Amargura (V. Ferrer): Omnipresente
• Pasan los Campanilleros (Farfán): La marcha peor tratada de la música procesional.
• Desamparo: (G. Beigbeder): Solemnidad
• Según San Juan (F. Sanz): Madruga linarense.
• Bajo tu Palio de Estrellas (J. Nevado): El comienzo de una etapa importante en mi vida
• De Verde Esperanza (J. Nevado): La Esperanza de La Línea y mi amigo José Barea.

Hablemos ahora de su faceta de director musical de la Agrupación Musical de la Soledad. Cuéntele a quien no la conozca por qué es digna de escuchar la formación musical pozoalbense.

Es una formación con una trayectoria intachable, con más de treinta años de bagaje en este mundo, una formación con solera y con sello propio. Con un estilo muy definido y con mucho empaque, además una formación muy conocida y apreciada en el Valle de los Pedroches, siendo un ejemplo a seguir y un espejo en la que mirarse muchas agrupaciones vallesanas.

Quizá uno de los aspectos que más llame la atención de la Agrupación de la Soledad es la presencia de liras entre los instrumentos. Cuando surgió el estilo de agrupación musical este tipo de instrumentos, también otros como las gaitas, eran típicos, pero eso se fue perdiendo con la evolución del género. ¿Por qué las mantiene la Soledad? ¿Qué aporta a la interpretación de una marcha de agrupación musical la presencia de las liras?

Cuando me hice cargo de la dirección musical en el año 2012 estaban muy asentadas en el estilo de la propia banda, vi que han perdurado en el paso de los años y no creí oportuno obviarlas, puesto que pensé que podían seguir teniendo su papel, así que a la hora de componer las nuevas marchas propias, decidí darle un papel exclusivo en el que aportaran un color diferente y ofreciera un sello de calidad y distinción a esta formación.

Pienso que el estilo de esta formación -a pesar de llevar marchas de otras reconocidas formaciones- está más cerca de Santa María Magdalena del Arahal y Pasión, en cuanto a repertorio y estilo, así que las liras tienen su sitio más que asegurado dotando de esta forma a la agrupación con los sonidos añejos, cargando de nostalgia y frescura las melodías más características de este estilo.

Se lo preguntaba anteriormente con respecto a la Sinfónica de Dos Torres. ¿Dónde está el techo de la Agrupación Musical de la Soledad?

Como comentaba anteriormente, no nos gusta ponernos limitaciones, trabajamos siempre para mejorar y evolucionar. Nuestra idea es asentar nuestro estilo, trabajando muy duro y sobretodo mantener todo lo conseguido y seguir disfrutando de esta agrupación con tanta solera muchos años más a un espectacular nivel.

Ya para terminar, una serie de cuestiones de índole más personal. Cuando observamos que una banda tiene la condición de Municipal, uno se imagina que cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de turno. Sin embargo, hemos visto casos en los que bandas de música no reciben ningún tipo de apoyo de las instituciones locales, tan castigadas en ocasiones por la crisis. ¿Qué hay detrás de esa etiqueta de “Municipal” de una banda?

En nuestro caso, recibimos bastante apoyo por parte del ayuntamiento. Desde los honorarios del profesor de la escuela de música y director de la banda -mi caso-, hasta la cesión de las instalaciones tanto de la banda como de la escuela, aportando instrumental e incluso recibiendo también una subvención anual con motivo de una serie de actuaciones que tenemos firmadas en convenio con el gobierno municipal. Sin duda un eje importante en nuestro devenir diario, ya que sin su ayuda sería prácticamente imposible la viabilidad de dicha formación.

Hablamos de apoyo de las instituciones locales, pero quizá las peores zancadillas vienen a nivel nacional. Fácilmente se observa cómo los currículums de Educación Primaria y Secundaria cada vez dejan más de lado la asignatura de Música y todo lo que tenga que ver con el arte. ¿Qué opinión le merece esta cuestión? ¿Es necesario que cada niño explore sus aptitudes musicales, independientemente de su formación en un Conservatorio?

La verdad que sobre este tema me extendería veinte páginas más porque es un tema delicado y por desgracia cada vez más sonrojante. Para nada estoy de acuerdo con la gestión que se esta sometiendo la asignatura de Música en los curriculum de primaria y secundaria. La música es una materia que tiene que ser obligatoria en todos los cursos de primaria y tener mucha más presencia en secundaría, ya que no solo aporta los conocimiento curriculares de la propia asignatura, sino que su contribución va mas allá de aspectos teóricos o prácticos.

La música es un elemento fundamental en esta primera etapa. El niño empieza a expresarse de otra manera y es capaz de integrarse activamente en la sociedad, porque la música le ayuda a lograr autonomía en sus actividades habituales, asumir el cuidado de sí mismo y del entorno, y ampliar su mundo de relaciones. Aportando seguridad, aprendizaje, conocimiento, expresión corporal, concentración… Así que es más que necesario, no solo en conservatorio sino en esta etapa ya mencionada.

Hay un tópico social negativo hacia la música. Es muy común pensar que de la música no se puede vivir, que no es una profesión sino un hobbie. ¿Qué le diría a quien piense así?

Por desgracia es así, la música antes de ser una profesión, en mi caso es una forma de vida. Estoy seguro que sin música no sería feliz y tendría esta ilusión constante en mi vida. Tengo la suerte de dedicarme profesionalmente a ella, también porque desde pequeño he trabajado mucho, me he formado y nadie me ha regalado nada. Muchas veces pienso que los principales enemigos en la música somos los propios músicos, deteriorando una profesión en la que hay que trabajar mucho para entenderla un poco y hoy día, por desgracia hay mucho intrusismo. -en la música cofrade ya ni te cuento-. Se puede vivir de la música pero de forma legal y sin hacernos daño, formándonos con una enseñanza reglada y respetando el trabajo de todos.

Muchos desconocerán que para obtener el título de profesor superior de alguna especialidad hay que pasar catorce años de tu vida en un conservatorio. Después si quieres trabajar en un conservatorio, primero tienes que tener suerte que oferten plazas de tu especialidad y posteriormente pasar una serie de exámenes de una dificultad elevada. Si eres afortunado y apruebas, hay que ver tu cómputo artístico de méritos… Si después de todo esto sacas plaza eres un tipo con suerte, de lo contrario cada vez que oferten o convoquen plazas tienes que presentarte y examinarte de algo que hace muchos años por meritos propios aprobaste. Así que dedicarte de manera profesional a la música es complicado, pero no imposible, aunque también se abren muchas puertas, que con trabajo y constancia puedes vivir de la música de una forma más que digna y disfrutando de ella todos los días.

Presumo que la mayor financiación les vendrá a través de la Cuaresma y Semana Santa. ¿No les hace este hecho apartarse cada vez más del resto de universo musical?

Por suerte la Banda Sinfónica de Dos Torres no para de trabajar en todo el año, y si algo nos caracteriza es nuestra versatilidad. Tenemos alrededor de cuarenta actuaciones al año. Un 30 % está destinado a Cuaresma y Semana Santa y el resto son actos institucionales, pasacalles, dianas, conciertos de diferentes estilos de repertorio, música militar, rock sinfónico, repertorio original para banda sinfónica, música española… Así que creo que cubrimos sin duda toda la diversidad de repertorios que una banda de música pueda realizar.

A la edad de 33 años dirige varias formaciones musicales, todas ellas en un gran momento, y ha compuesto un nutrido grupo de marchas procesionales. ¿Qué metas se marca Joaquín Nevado, tanto para sí mismo como para las bandas que dirige? ¿Algún sueño por cumplir?

Por suerte a parte de la Banda Sinfónica de Dos Torres, Banda a la que se lo debo todo y a la que me dedico en cuerpo y alma, tengo la suerte de poder dirigir y asesorar musicalmente más formaciones Vallesanas, como es el caso de la A.M La Soledad de Pozoblanco, la Banda Municipal Orfeo de Vva. del Duque, la A.M de la Oración en el Huerto de Hinojosa del Duque o la A.M San Roque de Belalcázar.

Las metas que me marco a titulo profesional en la vida es SER FELÍZ con la música, disfrutar de mis clases, ensayos, audiciones, certámenes… el día que deje de serlo tendre un problema grande, puesto que no se hacer muchas cosas más, así que intento cuidar este regalo que la vida me ha dado e intentar mejorar día tras día e intentar buscar la felicidad.

Respecto a mis bandas, principalmente que disfruten de la música, que sueñen, y que se sientan músicos, pese que casi todos son amateur que se sientan MUSICOS y que gocen de este bello arte, que trabajen duro, que se respeten, que valoren la amistad que una banda te pueda ofrecer, humildad, constancia, COMPROMISO, para que sus bandas mejoren y evolucionen y poco a poco esta zona rica en músicos recobre un buen nivel y sea referencia a nivel provincial.

Sueños tengo muchos, como gran romántico que soy… -algunos se pueden contar y otros no-. Uno de ellos es ver a mi hijo que viene de camino y si Dios quiere y todo va bien verá la luz a finales de Abril, compartir escenario con él y que le guste la música por lo menos la mitad que a mí, pero eso no va a depender del todo de mí…

Sueño con que la profesión de músico se valore como debe, que la música se trate bien, que los compañeros, músicos profesionales y cofrades, amantes y aficionados etc. no la utilicen para guerras personales, denigrándola, demostrando siempre cordialidad y evitando pugnas innecesarias, y sobretodo estando todos unidos, para de esta forma llegar más lejos todos y poder dar el valor que merece a este regalo que Dios nos dio en forma de arte…La MÚSICA

Digo en la introducción de esta entrevista que Joaquín Nevado es el músico de la sonrisa eterna. Tanto en las múltiples ocasiones en las que he hablado con usted como en el poco tiempo que pudimos coincidir el pasado Viernes Santo en la calle siempre llevaba a gala una sonrisa que hasta resultaba contagiosa, trasladándose esa felicidad a los músicos. ¿Qué porcentaje de responsabilidad tiene la música en esa sonrisa? Y a la inversa, ¿qué porcentaje de responsabilidad tiene su sonrisa en la música que sale de su mente y la que interpreta su banda?

Mi banda, está feo que yo lo diga, pero es una banda que esboza felicidad y sonrisas allá por donde va, y no lo digo por lo musical, sino por la calidad humana que este grupo tiene. Gran parte de culpa de mi sonrisa la tienen ellos, y las demás formaciones que dirijo, porque me dan lo que más feliz me hace en esta vida: MÚSICA, y aunque es muy difícil no tener problemas -te miento si te dijera que no los hay, como en todos sitio- siempre brilla esa alegría y sonrisa que al fin y al cabo es muy necesaria para que la música pueda lucir y sonar como merece. Llevo una reflexión por bandera y siempre digo que: “La música es el reflejo del alma, y aunque nuestro rostro esboce una sonrisa, tu música desvelara como esta tu corazón”.

Agradecemos de corazón el tiempo que nos ha dedicado, ha sido un placer. Esperemos que Córdoba continúe descubriendo a la Sinfónica de Dos Torres. Siéntase libre de añadir lo que considere oportuno.

Gracias a vosotros siempre por la atención que tenéis con cualquier formación que os requiera, hacéis una gran labor de difusión y siempre estaremos agradecidos a ustedes porque nos habéis ayudado mucho a que se nos conozca fuera de la comarca. Sirva este mi agradecimiento más sentido y os deseo toda la suerte del mundo en vuestra andadura. Un fuerte abrazo a todos los que componen vuestro maravilloso equipo y gracias de corazón a todo el que haya leído tan solo una respuesta de esta cariñosa entrevista.

¡Feliz Cuaresma y Feliz Semana Santa!

Advertisements
Anuncios

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies