El viejo costal, 💙 Opinión

Justo no es de justicia, pero ni de lejos

Los grupos de “Més Per Mallorca”, Más Madrid, Adelante Andalucía, ”Compromís”, “Geroa Bai y Catalunya En Comú Podem” instan al Gobierno de España a realizar los trámites e iniciar el procedimiento para “la modificación sustancial en su caso la derogación” del artículo 525 del Código Penal que castiga la ofensa de los sentimientos religiosos, y la ofensa a los que no practican ninguna.

Nuestro Código Penal es de fecha del 23 de noviembre de 1995, lo dejo caer no vayan a pensar ustedes que es una arcaica ley olvidada en el tiempo, es reciente, y dentro del más democrático periodo de la actual España.

Dice el artículo 525 en su literal: “1. Incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican.

2. En las mismas penas incurrirán los que hagan públicamente escarnio, de palabra o por escrito, de quienes no profesan religión o creencia alguna”.

Como pueden ver tiene dos puntos, el primero protege a todos los que profesan una confesión religiosa, sea la que sea, y un segundo que protege a los que no profesan ninguna.

Y la popular tradición costumbrista de refranes de mi tierra dice que “lo que es igual para todos no es ventaja para nadie”.

Pero por lo visto no es así, y yo estoy deseando que cambien la segunda parte, para poder ver como en la más absoluta libertad pueden expresarse los que practican alguna confesión de los que no practican ninguna, y que hasta la fecha no expresaba por la propia protección de este artículo que quieren eliminar los mismos que son sus defendidos.

Es el máximo alcanzado de nivel de los políticos y de la política, creo, de tercera división de nuestro país, cuando no se sabe hacer nada, nada que sirva a la sociedad se muestra la siempre eterna faceta del ateísmo galopante como envolvente general y niebla que tape la inanición de esta clase de políticos.

Pues que lo cambien, en sus dos puntos, que lo deroguen o modifiquen, que cambien las leyes cada viernes, cada fin de semana, que es lo que nos hace a España ser un país conocido por su inestabilidad legislativa, ¿por qué creen que muchas multinacionales no depositan sus sedes en un país tan atractivo desde el punto de vista turístico?, por la conocida inestabilidad jurídica de  sus leyes, por los conocidos golpes de timón que surge cada viernes, lo que hoy es, mañana no, nadie se juega su inversiones en una ruleta legal como la española.

Y claro, por contentar a algún juglar a sueldo que desee cagarse en todo lo inimaginable, o contentar y permitir en algún espectáculo el uso de alguna imagen, para nosotros creyentes sagrada, pues vienen y piden el cambio de una de las leyes fundamentales para la convivencia, reciente apenas 25 años.

Pues nada a cambiarla, yo sabré guardarme de ellas con o sin el artículo 252, miraré y votaré a quien en plenitud de libertad a mí me parezca, aunque para algunos también mi voto sea motivo de ofensa, pero me ampara la misma libertad que a ellos durante su espectáculo nivelado a la altura de su conocimiento, educación y respeto.

Si no les gusta, pueden solicitar el cambio de la constitución en su artículo 68, la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, los Códigos Civil y Penal, la Ley de los partidos políticos y la que regula los procedimientos electorales.

Por cambiar que cambien, pero que cambiando se les va pasando el tiempo y no van haciendo nada, nada más que cambiar por cambiar, lo que saben hacer, nada por nada igual a nada, al fin y al cabo.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup