Cruce de gallardetes, 💙 Opinión

La generación Wojtyla

Hace unos días, se recordaba con gran gozo en el orbe cristiano, el primer centenario del nacimiento de Karol Józef Wojtyła. En el recuerdo de su nacimiento, las redes sociales, informativos, prensa escrita y demás medios de comunicación se llenaban de noticias, videos y fotografías que nos recordaban su figura y sobre todo su mensaje. ¡Como si el mundo se hubiera olvidado de San Juan Pablo II!

Aquella noche del 2 de Abril de 2005, el mundo con su muerte paró durante unos días, pues el que partía hacía la casa del Padre, no era un Sumo Pontífice más, era un amigo, el cual nos había acompañado durante un periodo importante de nuestras vidas.

San Juan Pablo II, salió al encuentro del hombre por todos los rincones del mundo con un profundo espíritu misionero, el cual le ayudó a llevar el mensaje de Cristo a todos los lugares, especialmente en aquellos que más lo necesitaban. Faltarían horas y artículos, para enumerar las proezas de su ministerio y pontificado, pues por todos es sabido, que con su arrolladora personalidad no hubo límite que no pudiera alcanzar para gloria de Dios nuestro Señor.

Al llegar el primer centenario del nacimiento de Karol Wojtyla, a los callejones de nuestra memoria han venido los primeros recuerdos de nuestra iniciación cristiana, de nuestras primeras oraciones y sueños de adolescentes. Con su figura y mensaje muchas generaciones crecimos y ahora, lo sentimos más cerca que nunca, pues ya intercede por nosotros ante Dios.

Para mí, existe una generación Wojtyla ¿No se estremece tu corazón al leerlo? La generación Wojtyla es la que sabe que en nuestras debilidades y sufrimientos, Dios está con nosotros. Es esas personas, que miran más allá y en su corazón resopla esa voz que nos recuerda que ¡No tengamos miedo!

La generación Wojtyla es la que Él aclamaba: “Sois la esperanza del Papa”. Él supo llenar nuestro mundo y de manera especial Europa de esperanza poniendo a Cristo en el centro ¿Y nosotros ahora? ¿Tenemos miedo a ser esa esperanza del Papa? ¡No dejemos de mirar a Cristo! ¡No dejemos de ser la esperanza de este milenio!

Somos la generación Wojtyla, la de la alegría y la esperanza. La juventud de un Papa eternamente joven, eternamente enamorado del rostro de Cristo. Sintamos de nuevo ese pellizco en nuestra interior y salgamos de nuevo a nuestras calles y plazas sabiendo que formamos partes de una generación grande, que caminó junto a la figura más grande de nuestro tiempo. ¿Y tú, eres de la generación Wojtyla? Juntos seremos capaces de hacer algo grande.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup