Racheando, 💙 Opinión

La más que nombrada «preCuaresma»

Llevo días pensando en los tiempos litúrgicos, no en vano, dentro de mis posibilidades colaboro en las hermandades a las que pertenezco a través de mis conocimientos en redes sociales y mi afición a la fotografía.

En la redes sociales comunico los tiempos litúrgicos, el evangelio etc, un «trabajo» que me ha permitido a lo largo del tiempo aprender mucho sobre liturgia y todo lo que ha de hacerse en los determinados tiempos, hasta el color de las albas de los sacerdotes. No es ponerme méritos, es curiosidad y aprender lo necesario para no meter la pata que algunos gestores de redes sociales, los famosos «Community Manager», no dejan de meter en cuentas oficiales que son el reflejo de una Hermandad, y pese a todos mis esfuerzos, las he metido, menos mal que por encima de mi hay gente que supervisa y avisa con rapidez de estas pocas que he metido.

Al trabajar con las redes sociales no dejo de ver a las típicas cuentas cofrades que con frases bonitas y grandes fotografías llegan a multitud de personas. Entre las palabras que más se repiten en estas cuentas hablan de la «preCuaresma», un nuevo tiempo litúrgico inventado por los cofrades con ansia de pasos en Semana Santa, reconociéndome yo como uno de ellos, pero quizás ya estamos divagando mucho.

Esta «preCuaresma» que se empieza a leer tras Navidad si fuera por algunos ya empezaría el Lunes de Pascua, sin pensar en que todo tiene su tiempo y, al igual que las extraordinarias, si todo el año fuera Cuaresma, no serian esos 40 días especiales en los que los nervios están a flor de piel hasta ver a nuestros titulares en los pasos, la ilusión de recibir las revistas y boletines de las hermandades, los cultos y actos en honor a Ellos para verlos al fin en esa Semana Santa.

Gracias a las redes sociales vivimos la Semana Santa todo el año, y evidentemente todos la disfrutamos, pero yo no cambiaría las sensaciones que vivimos a partir del Miércoles de Ceniza. Vivamos al día, y ahora el Carnaval, aunque los católicos no paremos de recibir palos bajo el amparo de la guasa y la libertad de expresión.

Cuando llegue la Cuaresma vivámosla con nuestras hermandades, que no sólo es ponerse una túnica para un día, sino cada momento especial que se vive en las corporaciones día a día.

 

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup