Advertisements
Opinión, Racheando

La música hecha oración

A día de hoy, todavía me encuentro con gente que no entiende a los músicos de las formaciones cofrades. La gran mayoría no son profesionales, dedican más de medio año a ensayos casi a diario para poder salir tras su mayor devoción.

Pasan muchas penalidades, frío, calor, malas condiciones de ensayo – salvo que tengan la suerte de tener un local – noches a la intemperie para llegar a tener una calidad musical digna de cada salida procesional.

Un músico cofrade cumple cada día de ensayo una pequeña penitencia, por perder tiempo de estar con sus seres queridos por dar la mejor versión de si mismos con su banda, pero todavía se cuestiona su fe, o se critica que molesten mientras montan nuevas marchas para engrandecer la Semana Santa de cada localidad.

¿Y qué pasa si llueve? Las lágrimas recorren las mejillas de todos los hermanos, pero también de los músicos, no por no poder lucirse – aunque haya de todo -, sino por no poder rezar con su música, siendo cada compás una oración que recuerda las intenciones y las promesas que cada componente lleva dentro.

Una semana de diez días, días efímeros, horas tocando que acaban con labios rotos, dedos vendados, pero con la satisfacción del trabajo bien hecho y, otra vez, las lágrimas brotan, pero no por tristeza, sino por haber cumplido la penitencia de ser como Simón de Cirene, ser aquellos que ayudan con el peso de tronos y pasos a aquellos que hacen que Dios o su Bendita Madre salgan a las calles.

No duden del sentimiento de un músico cofrade, pues es más fuerte muchas veces que algunos que se colocan un antifaz solo para subir una foto a sus redes sociales. Sufren a diario para rezar con sus instrumentos, y con cada nota, estoy seguro porque lo he vivido, hacen que su fe sea más fuerte.

En apenas un mes empezarán a sonar las marchas en locales, en patios, en polígonos industriales, allí donde intentan no molestar, para que en esa semana que es corta y a la vez eterna, la Cruz sea menos pesada al escuchar las notas de una marcha que, con su esfuerzo, fe y sentimiento, interpretan esos músicos a los que muchas veces se trata de una manera que no se merecen.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies