Córdoba, ⭐ Portada

La Virgen de la Esperanza ya luce su nueva corona

Este sábado se ha vivido con una intensidad especial en el seno de la cordobesa Hermandad de la Esperanza cuya dolorosa, la Virgen de de la Esperanza, ha protagonizado una Coronación Litúrgica en la Parroquia de San Andrés en el transcurso de una celebración eucarística que ha sido presidida por Antonio Prieto Lucena, Vicario General de la Diócesis cordobesa. La corona, presentada el pasado sábado, ha sido ejecutada, bajo diseño de Rafael de Rueda por el orfebre Emilio León Salinas. Tras la presentación, los días 3 y 4 de mayo, la corona ha permanecido expuesta en la Casa Hermandad.

La Virgen de la Esperanza ya luce su nueva corona | El Rincón Cofrade

Con motivo de este acontecimiento singular, la Virgen de la Esperanza, luciendo una diadema de flores que se compone de jazmín, nardo, paniculata blanca y oro y botao verde, ha sido situada en el presbiterio de la Parroquia de San Andrés, luciendo saya blanca bordada en oro diseñada por Rafael de Rueda, manto de salida y toca bordada en oro. Además ha estrenado un nuevo rosario de filigrana y perlas, donado por su vestidor, Eduardo Heredia, y pañuelo de técnica mixta con punto de aguja, punto duquesa y aplicación de Bruselas, fruto de la donación de un grupo de hermanos. El exorno floral ha sido dispuesto por la Floristería Antonio Mendoza y se ha compuesto de jacintos rosa, rosas color fuego, gitanillas, astromelias, clavel barber blanco, teja, verde, alhely rosa, lilium blanco, solidago, calas sweet y rosa pitimini amarilla.

La presea

En palabras de Rafael de Rueda, estamos ante una corona barroca de corte clásico, plagada de pedrería del color que simboliza la Esperanza, el verde, así como otros elementos brillantes que sirven de contrapunto al dorado de la corona, que a pesar de ser de plata estará bañada en oro. Una imagen de la Virgen de la Fuensanta preside la corona de la Esperanza, mientras que otra del Arcángel San Rafael se sitúa en la parte trasera, estando flanqueadas por ángeles que sostienen los escudos de Córdoba. En cuanto a los motivos ornamentales, destaca la amplia presencia de ornamentación vegetal. La representación característica de la virtud teologal de la Esperanza, el ancla, también estará presente en la corona, ya que se puede contemplar sobre los imperiales del canasto, en el centro del conjunto, rematado por el anagrama de María.

Con la incorporación de este nuevo elemento patrimonial al ajuar de la bellísima imagen de Juan Martínez Cerrillo, se cumplen los anhelos de muchos hermanos de la corporación del Domingo de Ramos, una joya que está a la altura que merece una de las devociones más importantes de la Córdoba Cofrade y al mismo tiempo que supone el primer paso metafórico que acerca a la consecución del soñado futuro palio bordado para la dolorosa de tez morena, uno de los anhelos que ocupa un lugar de privilegio en el imaginario colectivo de los cofrades cordobeses.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup