El Rincón de la Memoria, La firma invitada, Portada, Sevilla

La Virgen del Loreto, una devoción sin fronteras

Sevilla en el año 1717 un autor anónimo, hizo salir del taller una de las Dolorosas más icónicas de la Semana Santa sevillana, quién le diría a ese escultor que años más tardes en el año 1920 el Papa Benedicto XV nombrará a todas las Imágenes con el nombre de Loreto, patrona de la Aviación.

No es de casualidad que la imagen de la Hermandad de la cuesta del Rosario sea una de las grandes devociones tanto por lo sevillanos que por los pilotos a los que vienen antes y después de sus misiones y de sus vuelos para darle gracias por cuidarlos bajo el amparo de su manto y volver a casa sanos y salvos.

En este año Lauretano, en el que el Papa Francisco I nos concedió un año más de prórroga del año Lauretano que se tuvo que haber celebrado en 2020 pero por la Covid se tuvo que retrasar.

El hermanamiento de la Virgen del Loreto de Sevilla con el Ejército del Aire, se tiene que remontar hacia el año 1926 cuando en la localidad Onubense de Palos de la Frontera, un escuadrón formado por 4 valerosos militares españoles, el Comandante Ramón Franco(hermano del famoso General Español Francisco Franco), el Capitán Julio Ruiz de Alda, el Teniente de Navío Juan Manuel Durán y el mecánico Pablo Rada, lograron una de las hazañas más importantes del mundo aeronáutico y fue cruzar el Océano Atlántico en avión.

La expedición el 22 de enero, en Palos de la Frontera salió el avión donde llegó a Argentina el día 10 de Febrero donde pasaron por varios problemas mecánicos y se hizo falta 3 hidroaviones hasta que la tripulación consiguió llegar al Río de la Plata frente a Buenos Aires.

Los españoles fueron recibidos como verdaderos héroes por tal hazaña y entre la multitud la Señorita Maria Gonzalo Cabot se acercó a los españoles y les pidió el favor de darle a la Virgen del Loreto de Sevilla una réplica del Plus Ultra en oro donde se puede leer «Ramón Franco, Julio Ruiz de Alda, Juan Manuel Durán y Pablo Rada», y en el reverso a Ntra. Señora del Loreto de María Gonzalo Cabot».

Ramón Franco fue el que se encargó de llevar este regalo a la Virgen en Sevilla donde gracias a esto se creó este vínculo con el Ejército del Aire, y que cada Viernes Santo una representación del Ejército del Aire la acompaña, como ella hizo con su hijo.

Este año la Hermandad programó una serie de actos en honor a su virgen donde culminó con la pasada misa del 10 de Diciembre festividad de la Virgen del Loreto y presidida por el Obispo Sevilla.

Este pasado fin de semana los sevillanos han podido acercarse a su madre y aunque no hayan podido besarla, han podido al menos verla desde un poquito más cerca y recibiendo a Sevilla con los brazos abiertos.

Esperemos que el próximo año el Covid nos respete para que podamos ver a la patrona de la Aviación, llenando las calles de Sevilla de ese amor tan grande que nos tiene y que ella nos haga que nuestro vuelo al cielo no sea un vuelo galliniceo sino que sea el vuelo de un halcón.