Advertisements
Córdoba, Costal, La Chicotá de Nandel, Opinión

Mal educados

Lo dije hace semanas ya. Lo de los costaleros ya pasó de ser una problemática, era más bien un fondo para sacar dinero de chavales que sólo tenían en mente pasear con fe a sus Sagrados Titulares, aferrarse al oficio de costalero aquí o allá, donde se sintiera a gusto y buscara el disfrute cofrade con su costal. Y me equivoqué gravemente en una cosa. No en todos lados los costaleros sobran, van servidos suficientemente de ellos. 

En cierta Hermandad que aún no tiene ni capataz para uno de sus Titulares, en concreto la Titular Mariana, una regla impide que capataces ya con o sin nombre o reputación dentro del oficio, se hagan cargo de un palio, goloso por su belleza, y símbolo de un barrio y unos hermanos entregados a su Virgen. Total, que nos han mal educado. 

Vivimos tiempo atrás de pedir favores, de buscar costaleros bajo las piedras, ver a capataces que con sus amigos y costaleros tenían que sacar las castañas del fuego a muchas hermandades. Ahora, ahora que todo va parece ser bien en cuanto a número de costaleros, cosa que muchos dudan, y yo ya empiezo a dudar que siga así la racha, nos vemos con que para ser hermano costalero en una Hermandad, hay que ser hermano obligatoriamente, pagar papeleta de sitio obligatoriamente, y si ya cuela, pues paguen camiseta, pantalón, faja y ya lo bordamos si estrena costal con los colores y símbologia de la Cofradía. 

Nos han mal educado con tantas igualas eternas en cuanto a número de personas. Nos han mal educado con el no mirar quién se hace hermano en una Hermandad, y sobre todo por qué.

Nos han mal educado obligando a costaleros a hacerse hermanos para por un lado sacarles los cuartos, y por otro, meterles la mano en una urna para que su voto cuente a favor del que se deba votar. El que decida la mayoría, teniendo a una cuadrilla de costaleros, como peligrosa fuente de presión. 

Hasta que no espabile el costalero, seguirá siendo un mero pagafantas en algunas hermandades. Hasta que no espabilen los hermanos, seguirán ejerciendo reglas absurdas como presión para sus Juntas de Gobierno, puesto que no encontrarán al mejor, ni al válido, más bien al que incluso pueda pagar esas papeletas o recibos anuales a sus costaleros por ponerse un traje negro. 

Hasta que no nos eduquemos nuevamente en lo verdaderamente importante, seguiremos siendo o mercaderes dentro del templo, o simples tontos que están llenando vitrinas de estrenos a su costa, para vanagloria de los mercaderes

Advertisements
Anuncios

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies