Cruce de gallardetes, Opinión

Mañana es el día de la Virgen

Querido lector de cruce de gallardetes:

Mañana, cuando el alba haga presencia en nuestros pueblos y ciudades, el rumor de campanas de las ermitas y templos, nos anunciara que llegó un nuevo quinde de agosto, que llegó un nuevo día de la Virgen. Así pues, no habrá pueblo que se precie en esta nación mariana, que en el día de su gloriosa asunción de los cielos en cuerpo y alma no rinda culto a la mejor de las nacidas.

¿Llamarte en este día por una sola advocación? ¡Imposible Madre! Le rezaremos, piropearemos y amaremos con diferentes nombres, ese que nuestros mayores nos enseñaron y con el que aprendimos a amarte y llevarte en nuestro corazón.

Han pasado muchos meses desde que reestablecimos el culto externo, se han sucedido manifestaciones públicas de muchos tipos y la Madre, será ya de las ultimas en salir a nuestro encuentro. Si Ella no se cansa nunca de esperar ¿Acaso tristes de nosotros seremos capaces de ello?

Mañana es el día de la Virgen, el día de los días en el que el nardo perfuma a la Madre de Dios, el día en el que las campanas suenan como nunca y en el que lloramos al recordar a los que ya están bajo su manto. Engalanemos nuestros balcones y fachadas, saquemos nuestra medalla, dispongamos nuestras mejores galas para portar a la Reina del Cielo, que las señoras se vistan de mantilla y los niños anuncien impacientes que ya está la Virgen en la calle.

Mañana es el día de la Virgen, cofrade, sal a su encuentro, disfruta de su presencia y abrázate al momento, para en su regazo, jamás dejar de soñar.