Advertisements
El suspiro del Ángel, Opinión

Marionetas

Suspira el querubín, observando avergonzado y en silencio las miserias de juntas de gobierno que obligan a escribir comunicados y se pliegan miserablemente a las órdenes y dictados del poderoso que dice pastorear, como si de un señor feudal se tratase. Suspira divertido, viendo como se vanaglorian de lo logrado a costa de expulsar al discrepante y plegarse a las órdenes del tirano que les manda.

Suspira el ángel, entre el bochorno y la repugnancia, por quienes pasaron factura de sus odios acumulados a quien tuvo los arrestos de ponerles ante el espejo de sus incongruencias, tratando a sus propios hermanos como si de idiotas se tratase, y se muestran como cobardes frente a quien maneja su casa por miedo a que se enfade y pague tanto vasallaje con la espada y la venganza.

Suspira el serafín, mutando en hilaridad la vergüenza ajena, consciente de que el tiempo pone a cada cual en su sitio y llegará el momento en que de tanto arrodillarse y tragar lo que haya que tragar, alguno termine atragantado, vendido, olvidado, repudiado y despreciado, cuando el dueño del cortijo decida que ha llegado el momento de cambiar de marionetas.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: