Sendero de Sueños, 💙 Opinión

«Momentos que cada año se quedan guardados en la mente y el corazón de todos aquellos que los viven»

Lunes y martes son días extensos en lo que a distancia por recorrer se refiere. El propio lunes son 41 kilómetros por delante. A las 07:00 horas se tocará diana, y tras rezar ante el Simpecado, la diputación de Alcaldía de Carretas guiará a la Hermandad hasta el Cortijo Alameda, en Alcalá de Guadaira. Tras el almuerzo, se dirigirán al Cortijo Bujadillo, en la localidad sevillana de Utrera.

Pero si hay una jornada o un lugar con especial significado para los hermanos de la Hermandad del Rocío de Córdoba es la jornada del martes, con la entrada a la Hacienda de Bujalmoro. Allí, ante el retablo de la pequeña capilla, los rocieros rezarán una de las más hermosas salves que se rezan en el camino.

Allí, en ese retablo, quedan reflejados, tal y como Rafael Carmona pronunció en su Pregón en el 2012, todas aquellas personas de la Hermandad que ya gozan de aquellas marismas celestiales. Se cantan las sevillanas del Coro Amigos del Rocío «Dios te guarde Señora, los rocieros… Venimos a la hora de los luceros…» «Cuando llegue la hora guarda el camino… pa’ que podamos verte, tus peregrinos…» Momentos que cada año se quedan guardados en la mente y el corazón de todos aquellos que los viven.

De allí, al parque periurbano de La Corchuela, donde perdonad, haga una mención especial a aquella que fue mi orgánica de camino,» Las Abuelas». Era la noche que nos tocaba velar al Simpecado. Noche especial alrededor de la candela, teniendo cara a cara a la Santísima Virgen. Noche bajo las estrellas, que junto a mi abuela, mi abuela y mis hermanas de camino, tras sevillana y sevillana entonada por Carmen Moyano, arrebujaitas bajo la manta, pasábamos observando como Carmona, Jordi y Mari Jose cambiaban las flores de la carreta.

Noches de camino…

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup