Advertisements
Opinión, Racheando

No en mi nombre

A veces tendemos al corporativismo extremo y a la defensa de lo que más queremos aún cuando sabemos que seguramente estemos equivocados. Últimamente siento como varios miembros del sector más alto de los poderes civiles, intentan usar a los cofrades de moneda de cambio para no se muy bien que fines, la verdad. Si bien lo que voy a relatar ahora se da en Córdoba, bien podría extrapolar la situación a cualquier parte de nuestro país.

Hoy, el portavoz del Cabildo de la Mezquita-Catedral de la ciudad de San Rafael, ha acusado al Gerente Municipal de Urbanismo de paralizar las obras que se acometen en el Palacio Episcopal para la mejora en el acceso al Museo Diocesano, sin razones urbanísticas, solo por razones políticas. A raíz de la instalación de una escalera -que si la coloco a la izquierda pero me han dicho que esté en el centro pero me da igual y la pongo donde me gusta, pues me enfado y digo que es por razones políticas y ya verás lo que te espera- muchos de los medios afines a esos poderes fácticos han lanzado el grito en el cielo para empezar a caldear el ambiente en una hipotética “guerra” entre la GMU y el Cabildo.

No voy a entrar en quien tiene razón, no quiero hacerlo, porque esto no es solo por la escalera de hoy, ha sido por el hecho de que siempre se nos utilice para presionar, desde un sector político al otro, ni unos son tan buenos, ni los otros son tan malos. Si existieran pruebas de que la decisión de la paralización de las obras ha sido por motivo político, muéstrenlas, y ahí les apoyaremos, no solos perros de presa a los que azuzar y lanzar con el único objetivo de sentirse poderosos.

Al igual que hablo de este caso, pudo ser por cualquier otro, a veces siento como tiene razón aquellos que nos llaman borregos y nos meten en el mismo saco, como si no tuviéramos criterio. Si lo tenemos, y dentro del mundo cofrade conviven tendencias políticas de lo más dispares, y defendemos y defenderemos la Iglesia cada vez que sea atacada, pero no usen mi nombre como medida de presión por criterios personales, piensen en el conjunto de los cofrades y lo mejor para todos, no solo para unos, que curiosamente son los que están más cerca del poder.

No, esta vez no usen mi nombre, ni mi condición de cofrade, porque quizás no tengan razón y no sea un ataque contra nosotros, quizás es que se hicieron mal las cosas. Y si no es así, sáquenlo a la luz, y ahí sí que pueden usar mi nombre, porque defenderé, con uñas y dientes, los intereses de la que también es mi casa.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: