Advertisements
En mi Huerto de los olivos, 💙 Opinión

¿Nos estamos convirtiendo [email protected] en una «manada»?

Han leído el título de el artículo de hoy. Es fuerte. Es duro. ¿Es verdad? ¿Es mentira? Vivimos en una sociedad que da pena y es triste por los acontecimientos que ocurren cada día, a cada hora, a cada minuto y cada segundo.

Y me explico, parece que para unos sinvergüenzas sin escrúpulos que hacen un acto igual, nos levantamos como un 2 de mayo para unos y para otros nos callamos como pavas enfermas. Vergonzoso, somos todos unos cómplices de “una manada cualquiera”. En función de cómo nos venga a nuestro interés hablamos por la boca como un trolero o nos callamos para no salir en la foto.

Y esto que sucede en nuestra sociedad es aplicable a cualquier entorno de ella, en la que nos solemos mover. Hablo tanto personal, profesional, de aficiones o de asuetos.

Todos hablamos de esto y de aquello como si nos fuese la vida en ello, cuando tenemos algún tipo de interés beneficioso para nosotros. En cambio, si ese interés no es beneficioso para nosotros, hacemos dos cosas o criticamos como si fuésemos periodistas de la prensa rosa sin piedad y con ahínco y regusto, o, pasamos olímpicamente de soslayo. Lo vemos pero miramos para otro lado. Vergonzoso.

Y así nos va. Somos lo que somos, no sólo por lo que hacemos, sino por lo que hablamos. Todos estamos en contra de esos, llámenlo como crean que es mejor, abusos, violación, como ustedes quieran. Pero para unos somos los jueces más duros, los fiscales más severos y el jurado más intransigente. Pero para otros que hacen lo mismo, nos callamos porque no nos interesan esos asuntos. Vergonzoso.

Sí y hablo en general y en particular. Aquí no se salva ni el apuntador, como se suele decir. Feministas progres, partidos de cualquier índole, sociedad en general, periodistas, etc, etc, etc.

Y como esto es lo que sucede en nuestro hábitat natural se extrapola de igual forma hacia nuestros ámbitos más cercanos, habidos y por haber. Vemos como un padre muere ahogado con su hija de apenas dos años, intentando buscar otra vida para ellos. ¿Que fue un valiente o un imprudente? ¿Nos ha encogido el corazón? A mi sí porque busco algo mejor para su familia.

Otra mujer asesinada en tierras cordobesas, van tres en pocas fechas. ¿Qué tenemos que hacer?, denunciar si ellas no son capaces por el motivo que sea, que me imagino que será por el mismo miedo de perder lo más importante de nuestras vidas, su vida. ¿Tenemos que ser valientes o imprudentes? ¿Hablar o ser cómplices silenciosos?

Violan a una niña de 14 años en una población catalana, por cierto territorio español, Sra. Ministra portavoz en funciones, y no se las ve a usted ni a sus compañeras de partido y de gobierno decir esta boca es mía. Calladas como pavitas enfermas. ¿Y [email protected]? ¿Qué hacemos [email protected]? Pues es triste, pero lo mismo que ellos y ellas.

Me siento muy mal como persona, porque a todos ellos no puedo ayudar, pero a lo mejor si levantará mi voz y si después de hacerlo yo, lo hicieras tú, lo mismo podríamos evitar alguna actuación de estas. Y a la justicia espero que sea para [email protected], para [email protected], sea igual de justa a la hora de aplicar su justa justicia.

Y esto mismo lo deberíamos de tomar como nota para todo lo que nos acontece en nuestro día a día. Y voy en especial a nuestras hermandades y a sus cofrades. Cofrades como tú y como yo.

Soy el primer defensor de que haya una procesión por las calles de nuestra ciudad. Pero a la misma vez, soy defensor de otras acciones. Pongo dos ejemplos. Una el comedor social que una hermandad va a abrir para poder alimentar a niños. Otra hermandad, organizó un concierto con un conocido grupo cordobés de música, para ayudar a un niño pequeño con un grado de discapacidad bestial. Hay otras acciones pero hablo de estas dos que son más recientes. Pues el mismo bombo que se le da por parte de todos de la procesión preciosa que tuvimos este domingo en nuestra ciudad, ¿por qué no incentivamos más los otros actos que acabo de comentar? ¿Por qué no fuimos capaces de donar [email protected] los que estuvieron viendo la procesión un sólo euro para ayudar a los demás? ¿Nos hubiese costado mucho trabajo? Yo pienso que no. Pero seguimos mirando para otro lado.

Estamos preocupados con cuales serán los nuevos capataces de las hermandades como la Estrella, las Angustias… Las redes sociales echan humo. Qué bandas traerán las hermandades que faltan por decirlo. Y me pregunto: ¿van a aportar algo de sus generosos presupuestos para obras sociales? O en función de lo que no podamos gastar así, ayudamos. ¿Por qué no se hace una gran labor social por parte de [email protected], y aquí en to[email protected] no solo entran las hermandades, el clero, sino que también podríamos meter a las instituciones, sean de la índole que sean? Sé que casi es un imposible, por eso el título de esta semana. Piensen un ratito por los demás, quizás podamos ayudar de alguna manera.

Me voy por esta semana. Sean felices y extrapólenlo de alguna manera o forma hacia los demás. Dejen de darse golpes en el pecho de lo bueno que son unos y otros y demuestrenlo de alguna forma y manera.

Advertisements
Anuncios

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies