En mi Huerto de los olivos, 💙 Opinión

En esto gastan el dinero las cofradías

Como era de esperar en respuesta a la noticia de que el Ayuntamiento de Córdoba ha aprobado la subvención a las hermandades de nuestra ciudad han saltado como palomitas en un microondas aquellos y aquellas a los que les rezuma por los poros el sin igual acoso a las hermandades y todo aquello que tenga que ver con la Iglesia. Como han hecho los secesionistas de sus medios de comunicación y, por supuesto, cierto sector de las redes sociales, cuyos miembros echaban humo por cada uno de esos poros llenos de ingratitud social que tiene ese sector de la izquierda, arcaica y retrograda, que tenemos en estos tiempos.

Como esa excrecencia que es pisada y al intentar quitártela de encima lo único que sucede es que más le huele a ellos y ahora más le duele. ¡Oh, izquierda social que está todos los días apoyando desde sus altavoces a los más desfavorecidos! ¡Oh, que os veo comprar comida y llevarla a los más necesitados! ¡Oh, que solo se os ve para llevar la contraria a los que verdaderamente sí hacen lo que vosotros no hacéis! 

A mis amigos de la izquierda, creo que no lo saben, y por eso se lo voy a contar con estas humildes palabras y este humilde artículo de opinión, les voy a explicar una cosa. Es cierto, que no hemos tenido procesiones por las calles, porque Semana Santa sí hemos tenido, diferente a todas las que en mis años de vida he conocido. Las hermandades, en un año “horribilis” como éste han agrandado aún más si cabe su labor social que, por cierto, no veo ni oído que ustedes hagan nada. Si hicieran un examen de conciencia o un pequeño estudio de las acciones que hacen los demás podrían comprobar cómo las hermandades se han volcado con los más necesitados. Que este año los hay por doquier.

Lean, justicieros sociales. Las hermandades han conseguido por sus propios medios, que no los suyos, llevar más comida a casas muy necesitadas. Han conseguido material escolar para familias que no tenían para comprar a sus hijos. Han tenido durante el verano comedores sociales para esos niños cuyos padres no tenían o no podían dar un plato de comida para sus bocas. Han colaborado en la recogida de ropa para personas que no tienen para cambiarse con una normalidad diaria…  Ah, por cierto, también para familias islámicas, que los católicos y cofrades no sabemos excluir a nadie por su condición social, religiosa o incluso política, como hacen ustedes, dictadores sociales.

Les adelanto, para que tengan el cuerpecito ya preparado, que aun más si cabe en estas fechas, también van a buscar, por sus propios medios, juguetes y regalos para que esos niños y niñas, tengan un detalle del cual puedan acordarse por Navidad, que es la llegada del Hijo de Dios, y por los Reyes, que es la adoración al Hombre más importante e influyente de nuestros días, lo quieran ver ustedes o no.

Quizás a lo que no podamos llegar, que es una verdadera pena y lástima, es a tener las subvenciones que suelen tener las asociaciones que no son católicas. Y digo esto porque esa subvención hay que repartirla entre todas las hermandades de Córdoba. Sean hermandades de penitencia o de gloria. O sea, que para la labor que ejercen reciben muy poca ayuda o subvención. Lo que las hermandades por precaución no hacen que es levantar la voz o exaltar su labor social, lo hace esta web. Para que lo sepan tanto los cofrades y católicos, como los que no lo son.

Me gustaría, en la sede social de un partido de la “nueva izquierda”, ver como reparten comida o ayuda a estas familias o en la sede de algún sindicato, que con la que está cayendo, están callados y mudos como puertas. En las casas de hermandad, se mueven para ello y no tienen las subvenciones y ayudas estatales que tienen ustedes. O paséense por Córdoba y vean el comedor de los Padres Trinitarios, las colas para dar de comer o ropa. En esto se gastan el dinero las hermandades, por si no lo sabían, ni en mariscadas, ni en coger un avión para ir a un concierto privado, ni en comprarse un casoplón.

Me despido por esta semana, sean felices y extrapólenlo. A mis amigos de la “nueva Izquierda”, les recomiendo un poquito de sen, esa infusión que ayuda a defecar, ya que me parece que las heces les llegan al cuello. Seguro que serán más felices cada mañana cuando se levanten.

Pd.- Llega un acueducto y vienen fiestas muy tradicionales y familiares, cierto. Cuidado con el bicho, y este año sea mejor la Navidad en casa. Y no olviden que hoy es la Festividad de San Francisco Javier, lean su vida y les gratificara el alma.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup