El Cirineo, 💙 Opinión

¡Quemad la Falla!

Una inesperada polémica se ha colado en las últimas horas en una de las celebraciones más tradicionales de España, las Fallas de Valencia. La comisión Duque de Gaeta-Pobla de Farnals de Valencia ha decidido indultar su monumento fallero y así salvar del fuego la imagen de una mezquita y de una media luna a petición de la comunidad musulmana de la ciudad.

El presidente de esta falla, Marcos Soriano, ha destacado «el clima de diálogo y acuerdo que ha habido entre ambas partes para adoptar esta decisión». Asimismo, ha señalado que la comisión regalará estos elementos a la comunidad musulmana. Ha precisado que las imágenes formarán parte de la falla hasta este domingo por la tarde, momento en el que serán entregados a sus nuevos destinatarios. De este modo, se salvarán de las llamas que esa noche acabarán con todos monumentos falleros en la ‘cremà’, con la que acaban los actos falleros de 2021.

Marcos Soriano ha aseverado, como ha expuesto también la comisión en un comunicado, que se ha producido un «acto de absoluta conciliación» y que ese acuerdo ha paralizado «todo lo que puede suponer el problema». «Lo que podría haber sido interpretado como una historia de xenofobia e islamofobia ha resultado ser una historia de diálogo social y ejemplar por parte del mundo fallero y la comunidad islámica», ha expuesto la falla.

Así, ha resaltado que «el cariño, el respeto y el diálogo» han sido los elementos «de los cuales ambas partes han hecho perfecto uso» y ha asegurado que la situación «se ha resuelto con el indulto de la Mezquita y media luna y con la entrega de esta a representantes de la comunidad musulmana valenciana». Soriano, que ha insistido en valorar el acuerdo, ha mostrado también la disposición del artista fallero, Vicente Llácer, que cuenta «dentro de su equipo con dos personas musulmanas», a la decisión adoptada. «Lo que para nosotros es fuego purificador, para ellos es destrucción total. Dialogando nos hacen entender lo que supone para ellos. Lo entendemos, y no tenemos problema en retirar» esos elementos del monumento, ha agregado el presidente.

La decisión ha provocado una airada polémica no sólo en Valencia sino en toda España propiciando la indignación y la incomprensión de miles de valencianos que no comprenden como una fiesta marcada desde siempre por contener un elevado punto de irreverencia y en la que año tras año se queman figuras que representan al Rey de España, al Papa, al mismísimo Jesucristo o a la Virgen María amén de otros símbolos católicos, sin que nadie ponga el grito en el cielo se haya plegado a las exigencias de una comunidad musulmana que lejos de integrarse aceptando las tradiciones del país que les acoge y les da de comer, exigen que los españoles se adapten a las suyas poniendo en práctica una extrañísima forma de entender la inmigración.

Una manera de entenderla que, por supuesto, ha recibido el aplauso enfervorizado de la izquierda y la extrema izquierda, amigas siempre de destruir las más hondas tradiciones españolas y el mismísimo concepto de España. La cobardía evidenciada por los responsables de esta falla no puede ser en ningún caso aplaudida y tolerada por el resto de los valencianos y de los españoles que deben unirse en un único grito de guerra que representa mucho más que una noche de fuego purificador, tratándose más bien de la defensa de nuestra cultura y nuestra propia esencia como nación y como pueblo: ¡Quemad la Falla! ¡Hacedlo antes de que el fuego termine con nosotros!

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup