A pulso aliviao, Sevilla, ⭐ Portada, 💙 Opinión

¿Quién se cree que es el Consejo de Cofradías?

Hay personas e instituciones que llevan la vanidad al escalafón más alto. Y el ejemplo más reciente se concreta en el Consejo de Hermandades y Cofradías, que en tan solo una semana ha intentado ningunear descaradamente y sin éxito al nuevo arzobispo de Sevilla.

Vaya por delante la excepcional puesta en escena de monseñor Saiz Meneses, que ha dejado claro su manera de trabajar a pie de campo y conociendo en primera persona los problemas de las diócesis por un lado, y las maravillas que alberga la capital por otro.

Este periplo del recién llegado pastor ha tenido varias paradas de marcado cariz cofrade. El martes en el Gran Poder y el jueves en la Macarena, la Esperanza de Triana y el Cachorro. Sin olvidar que su visita el pasado lunes fue a la Virgen de los Reyes en la Capilla Real.

El Consejo de Cofradías acompañó a Don José Ángel en las visitas que realizó a estos significativos templos sevillanos, como era su obligación diplomática y moral al ser el máximo representante de las hermandades en la ciudad después del prelado, claro.

La sorpresa llega cuando la institución de San Gregorio lanza una nota prensa con el siguiente titular: «El presidente del Consejo de Hermandades arropa al nuevo arzobispo durante su primera semana al frente de la Archidiócesis de Sevilla».

Noticia del Consejo de Hermandades y Cofradías.

Ante esta osadía sin precedentes este guardia que suscribe, tal como anunciaría Antonio Burgos, repite la pregunta: ¿Quién se cree que es el Consejo de Cofradías?

Resulta absolutamente bochornoso que una institución seria y con una cierta credibilidad como el consejo realice una campaña tan soez y mezquina.

Y es que no solo vemos el derroche de prepotencia en el titular, sino en varias de las imágenes distribuidas, las cuales muestra al presidente del consejo en el centro de la foto haciendo gestos que semejan a una dirección del personal, con monseñor relegado a uno de los lados (cómo puede verse en la imagen de portada).

El arzobispo de Sevilla, querido consejo y estimado Paco Vélez, no necesita que absolutamente nadie le arrope, y mucho menos un órgano local que está infinitamente por debajo de él.

Don José Ángel acaba de tomar posesión de su cargo, y posiblemente aún tenga que empaparse de todo lo que atañe a la Archidiócesis, pero posee la autoridad eclesiástica suficiente para pasearse por Sevilla sin que ningún consejo de hermandades «lo arrope». Se arropa él solo, quédense tranquilos.

Esta penosa treta de amo y siervo que ha protagonizado el consejo intentando darse una importancia de la que por otro lado carece desde hace mucho tiempo en la capital hispalense, le ha salido rematadamente mal.

De hecho, servidor sin ir más lejos ha estado tan embobado de las extraordinarias primeras líneas de acción del nuevo arzobispo que ni siquiera percibí la presencia de algunos miembros del consejo.

Esta disyuntiva solo refleja lo amortizado que se encuentra el organismo rector de las hermandades sevillanas, que a estas alturas solo puede salir con dignidad forzando una dimisión y convocatoria urgente de elecciones; o acabando la legislatura sin vías de perpetuarse.

Recemos por que este episodio tan desagradable no se repita, puesto que deja en muy mal lugar a las hermandades de la ciudad.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup