Cruce de gallardetes, Opinión

Quizás no seamos tan necesarios

Querido lector de cruce de gallardetes:

Nuestras Cofradías y Hermandades están conformadas por personas. Hasta aquí, no descubro absolutamente nada nuevo, pues vosotros, lo sabéis tan bien como yo, al igual que sabéis, que donde más de dos se reúnen, comienza una convivencia, la cual, como hermanos fraternos, debemos de afrontar de la mejor manera posible.

No somos eternos en el seno de nuestras corporaciones, aunque algunos intenten serlo. No somos imprescindibles, aunque algunos así lo crean. No somos únicos, pues todos sumamos y solo creando un espíritu de confraternidad, seremos capaces de dar el verdadero sentido a las palabras Cofradía o Hermandad.

Trabajamos por nuestros titulares, dejamos nuestro tiempo, nuestro esfuerzo, siempre teniendo claro que es para gloria de Dios y sobre todo, con las mejores intenciones posibles. Por todo ello, no entiendo esos cofrades, que están pendiente del trabajo de los demás y que además, dedican todos sus esfuerzos en controlar lo que hacen los demás.

Dejemos que cada uno trabaje como sabe, bajo el mando del Hermano Mayor, sí, pero dentro de sus competencias, pues para eso de delegan en nosotros funciones. Al igual que a cada uno le gusta que le respeten su trabajo, respetemos el de los demás y si querido cofrade, para cualquier culto, acto o acontecimiento no se te requiere la colaboración, quizás sea, porque tu momento ya pasó o porque quizás no seas necesario, pues como dice el refrán nadie es imprescindible en los sitios.

Hacer más que decir. Así que querido cofrade, respeta el trabajo de los demás y acepta que quizás, no seamos, tan necesarios y que no podemos estar en todas las sopas.