Advertisements
Córdoba, De Cerca

Rafael González: “Sinceramente no he encontrado aún la calma. Todo este proceso se ha sufrido mucho en la hermandad porque es una necesidad, no un capricho, y estamos tristes”

A escasas horas de que la pro Hermandad de la O inunde las calles de Fátima con su bellísima dolorosa, el hermano mayor de la corporación, Rafael González, aborda sus sentimientos tras la polémica suscitada por la negativa del ayuntamiento de Córdoba a permitir a la cofradía realizar su salida procesional desde el centro cívico de Levante así como la realidad de la corporación y sus proyectos inmediatos.

– ¿Cuál es el momento más especial del Sábado de Pasión?

Entero, en realidad sólo hemos vivido uno y fue bastante estresante, aún así, la fe, la ilusión, las ganas, el trabajo compartido, el compañerismo, la respuesta, mi Virgen en su barrio ofreciéndole todo lo que estuvo a nuestro alcance, ¿qué más puedo decir?

“De lo malo también hay que sacar las cosas buenas, y el apoyo es abrumador”

– ¿Cómo valora la realidad social de la cofradía que dirige? ¿Con cuántos hermanos cuenta?

Mucha implicación de los hermanos, mucha gente trabajando a diario y bien, y muchísimo trabajo por hacer y gente a la que llegar y llenar de esa alegría que se percibe cuando se está en la hermandad, en cualquiera de sus grupos, coro, costura, grupo joven, taller de bordado, confirmación… Actualmente somos 400 los hermanos.

– ¿De qué se siente más satisfecho de todo lo realizado en los últimos años?

De los hermanos, de su implicación, de la vida diaria, de que se vive en hermandad de verdad. Cuando eso es una realidad tangible el resto de cosas, aunque son de valorar pasan a un segundo plano.

“Que a nadie se le olvide que a la gente de la hermandad de la O a pacientes no les gana nadie”

– Días después de toda la polémica suscitada y con la calma que otorga la distancia, ¿cómo valora todo lo ocurrido?

Sinceramente yo no he encontrado aún la calma. Todo este proceso se ha sufrido mucho en la hermandad porque es una necesidad, no un capricho, y estamos tristes. Pero de lo malo también hay que sacar las cosas buenas, y el apoyo es abrumador.

– ¿Cree que un cambio de gobierno en el ayuntamiento de Córdoba supondrá que La O pueda salir del Centro Cívico en el futuro? Si de las elecciones vuelve a derivar un gobierno del mismo signo del actual y, visto lo visto, ¿seguirán peleando por salir de ahí?

Creo que la lógica y la equidad tienen que volver y así espero que sea, si hay cambio lo doy por hecho y si no lo seguiré esperando. Que a nadie se le olvide que a la gente de la hermandad de la O a pacientes no les gana nadie.

“Queremos legar un patrimonio de calidad a nuestros futuros hermanos”

– Más allá de las lógicas carencias patrimoniales derivadas de la juventud de la agrupación, ¿qué cree que le sigue faltando? ¿Por dónde cree que debe crecer la corporación?

Formación, involucración en la vida de la parroquia, de la iglesia, del barrio, todo eso siempre es poco, fortalecer lo adquirido y seguir en el camino.

– ¿Por dónde evolucionará patrimonialmente la cofradía a corto plazo?

Lo tenemos prácticamente todo por hacer, así que todo irá en función de la urgencia. Sin embargo no hay prisas, cómo dice el refrán “el dinero del mezquino recorre dos veces el camino”. Queremos legar un patrimonio de calidad a nuestros futuros hermanos. Aunque sin tener absolutamente nada soy consciente de que también habrá que hacer algunas cosas provisionales.

“Intentaremos que a partir del próximo año haya avances en el palio”

– ¿Para cuándo podremos ver terminado el palio? ¿Se marca un objetivo a medio plazo?

No hay objetivos, lo que sí está claro es que aún le faltan muchísimos elementos y los que lo configuran son provisionales en su mayoría, intentaremos que a partir del próximo año haya avances permanentes.

“La imagen del Señor está prácticamente acabada”

– ¿Cuándo está prevista la llegada del Señor? ¿Será este año o tal vez se marca como objetivo la próxima Cuaresma?

La imagen del Señor está prácticamente acabada, pero no hay fecha aún, tenemos mucha ilusión y muchas ganas, pero no hay prisa. A veces no marcamos nosotros el tiempo sino las circunstancias, esperemos que este pronto entre nosotros.

“Nos quedan muchos años disfrutando de la hermandad en nuestro barrio, no me gustaría que fuésemos a la Catedral de cualquier manera”

– ¿Está proyectado el futuro hábito de la cofradía?

Si está proyectado, pero se presentará en un cabildo de hermanos, después del cabildo supongo que lo haremos público.

– ¿Sueña con realizar estación de penitencia en la Catedral? ¿Lo ve factible a medio plazo?

Bajo mi punto de vista nos quedan muchos años disfrutando de la hermandad en nuestro barrio, no me gustaría que fuésemos de cualquier manera. Hay que hacerlo con arrope, con empuje y con unos mínimos patrimoniales. Por eso no tenemos prisa, hay que trabajar día a día y todo llegará. La progresión de la hermandad marcará ese momento.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies