Advertisements
El viejo costal, 💙 Opinión

Retorno a la rutina, clásica rutina

Ya hemos padecido una peculiar Navidad, una extraña Nochevieja, y unos Reyes Magos, casi montados en un jet, más que en globo, por lo rápido que pasaron, todas estas circunstanciales fiestas han sido peculiares por lo extraño de la reducción de participantes, falta de reuniones familiares y de compañeros, amigos y demás.

Pero pasado el amargo sorbo de este cáliz, ahora nos dirigimos de lleno a nuevas situaciones, bueno nuevas no, ya las experimentamos el año pasado, este año tocaran carnavales extraños, Falla si, que no, ahora concurso, ahora certamen que no sé qué cuantas cosas más, todas generadas para disfrazar la normalidad extraña de una pandemia galopante y acosadora.

Ésta, que será la segunda Cuaresma, tan cercana, a un mes y pocos días del Miércoles de Ceniza, inicio de la Cuaresma y me quedo sorprendido cuando aún nadie ha planificado nuevas posibilidades para nuestra Semana Santa, y claro me explico la inexplicable idea, que por no saber qué hacer, van a hacer una madrugá cordobesa.

Pero en una ciudad donde aún no está suficientemente claro si este año sí, o si este año no, vamos a retornar a la rutina, cercanos a la Cuaresma, con la esperanza depositada en los inyectables de las vacunas, y todavía nadie ha aportado algún plan que alivie en parte la falta de estaciones penitenciales de nuestras hermandades, he oído por ahí que en esta Cuaresma se van a organizar exposiciones a efectos de paliar en la medida de lo posible la falta de nuestras estaciones penitenciales, bien, al menos esto romperá la aburrida vuelta a la repetición anual.

Sean conscientes de que además de las salidas procesionales, están las demás obligaciones de las hermandades, obra social incluida, pero que este año y según avanza la pandemia y sus efectos debería ser “OBRA SOCIAL”, no podemos ceñirnos a recogida de juguetes por Reyes, operación kilo por Navidad, ¿solo?, creo que es poco, y demostrar que una buena estación de penitencia es compartir a máxima potencia ahora que es necesario, pero prever que dentro de unos meses será aún más necesario, y es de esto de lo que no oigo hablar a los cofrades, ni a los responsables de nuestras hermandades.

Rutinario estado de normalidad, disfrazado, o más bien ocultado, que la presión económica le está llegando a las bandas, a las cofradías, a los talleres, a los imagineros, claro y es este el tema que nos ha de centrar en la necesidad de seguir generando trabajo, riqueza, y captación de hermanos, malas fechas para las más débiles economías, malas fechas para los grandes proyectos, malas fechas para casi todo el mundo, incluidos muchos hermanos.

Esta rutina reinante en estos días, clásica rutina, no, no es clásica es totalmente nueva y nadie se ha adaptado a fecha de hoy a la misma, todo lo más a lo que hemos llegado es a retrasar salidas, elecciones, y muy poco más, y a repetir las mismas campañas sociales de los años normales, y este último año y quizás el próximo no sean de todo normales.

Aún estoy por ver una serie de actos realizados de forma telemática por Zoom, o Teams , perdón miento, algunos club de radioaficionados están dando formación cada sábado y domingo de forma gratuita a socios y simpatizantes, algunos además se han permitido suprimir la cuota del año 2021, y admitir a tantos como quieran ser socios de forma gratuita este año, ganar no van a ganar nada este año, pero si el año siguiente, aumentando su plantilla de afiliados, y posiblemente sus futuros ingresos.

Nuestras posibilidades no son cortas, sino que nosotros las acortamos, no podemos dormitar sobre la rutina, si las hermandades no pueden salir a la calle, deberíamos de llevar nuestras hermandades a las casas.

Y después resueltos los problemas de pandemia, económicos, y otros creados, entonces plantearse en serio el volver a la rutinaria normalidad, con o sin madrugá.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup