El Respiradero, 💙 Opinión

Siempre Tú me esperarás

Volví a buscarte con la fuerza de los enamorados que les separan kilómetros y meses de por medio. El camino estaba lleno de impaciencia. Aquello que semanalmente era ordinario se había vuelto extraordinario. En el calendario tenía marcado en rojo el lunes 11 de mayo. Tenía que ser tu mes. Aquel donde tus amantes vuelven para entregarte flores y venerarte en rosarios de piropos.

Nunca dos meses fue tanto tiempo. Te tenía cerca, no solo en la distancia. Sino en imágenes que me acompañaban en todas las horas del día. Pero estabas muy lejos. Quizás porque la distancia se mide en lo que vivimos. Por eso quise vivirte para tenerte cerca. El pensamiento y el sueño fueron senderos para encontrarnos hasta en horas insospechadas.

He vuelto a verte. Y no te recordaba tan guapa. Con la luz de tus ojos con la que nos asombras. Una mirada que agitaba fuertemente el corazón para elevarnos al cielo de nuestro reencuentro. No me quedó más que entregarme a Tí porque toda mi fortuna se puede resumir a Tu Nombre.

Nos han faltado muchos momentos, los más intensos del año. Noches de tenerte cerca en la intimidad del montaje de tus cultos. Besos furtivos derramándose la mejor de las fortunas. Horas que pasaban sin despegarnos las miradas. Credos a la hora de montar tu paso. Mi fe en Tí a la hora de poner los respiraderos que pudieron ser altavoces de plegarias. Sentir el roce de tu terciopelo como la caricia de una madre.

He vuelto a verte. Y he vuelto a sentirte. Tengo la sensación de que los relojes se han parado. Al igual que se paran cuando soñamos. Porque esto solo ha sido un mal sueño que ha terminado dulcemente, dándonos cuenta de que todo está igual. Entre los dos, lo demás puede esperar. Porque aunque esta desgracia durara toda la vida. No me importará esperarte otra vida sabiendo que en la misma orilla siempre Tú me esperarás.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup