A paso mudá, 💙 Opinión

Tal día como hoy…

Hace justo un año, era Domingo de Resurrección. Este día fue el comienzo de lo que parecía el final, pero que todavía es el presente.

Aún recuerdo que, entre videollamadas y mensajes, intentábamos retransmitir optimismo de cara al futuro, estando muy seguros de que las procesiones de la Semana Santa 2021 saldrían sin problema alguno, de que la normalidad estaba cerca. Todos pensábamos en un nuevo Domingo de Ramos, en ese nuevo amanecer con nervios porque las palmas y los olivos salían de nuevo a la calle, a repartir y renovar ilusiones tan necesarias en estos momentos.

Sin duda, hace un año de, bajo mi humilde opinión, uno de los días más tristes para el cofrade. Pensar y confiar en algo que difícilmente pasaría, aunque esa ilusión quizá nos haya hecho vivir de forma más amena todo este tiempo que ha pasado. ¿Y qué ha pasado entonces? Pues ni más ni menos, hemos recibido un golpe de realidad.

Fue un Domingo de Resurrección atípico, encerrados en casa, donde trompetas y cornetas sonaban desde los balcones particulares, donde todos fuimos más hermanos que nunca. Pero también fue el Domingo donde el cofrade mostró más ilusión en todo el confinamiento. Parecía el principio del fin.

No sabemos qué nos deparará el futuro. ¿Habrá procesiones el próximo año? Si las hay, ¿serán iguales que siempre? Y así, un sinfín de preguntas a las cuales mejor no dar respuesta. Si hay ilusión, hay ganas. Si hay ilusión, también puede haber otro golpe de realidad.

Cofrades, cristianos, confiemos en que todo vaya a mejor, pero nunca demos nada por hecho por mucho que nos duela.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup