Evangelium Solis, 💙 Opinión

«Todo el mundo te busca»

Una semana más llega a Gente de Paz un nuevo Evangelium Solis. El Evangelio de este domingo nos presenta a Jesús, rodeado de sus discípulos, en la Sinagoga de Cafarnaún. Un pueblo y una Sinagoga muy frecuentada por Jesús. Era sábado, el día más importante de la semana para los judíos, y su actividad comenzaba orando y escuchando la Palabra de Dios, dando gracias.

Lectura del santo evangelio según San Marcos :

En la ciudad de Cafarnaún, el sábado entró Jesús en la sinagoga a enseñar; estaban asombrados de su enseñanza, porque les enseñaba con autoridad y no como los escribas.

Había precisamente en su sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo y se puso a gritar: «¿Qué tenemos que ver nosotros contigo, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios».

Jesús lo increpó: «¡Cállate y sal de él!».

El espíritu inmundo lo retorció violentamente y, dando un grito muy fuerte, salió de él. Todos se preguntaron estupefactos: «¿Qué es esto? Una enseñanza nueva expuesta con autoridad. Incluso manda a los espíritus inmundos y lo obedecen».

Su fama se extendió enseguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea.

Palabra del Señor

El Señor enseñaba con autoridad, una autoridad inusual para los judíos, así lo dice el evangelista dos veces en la lectura de este domingo. No es que fuera mejor orador que los escribas y los fariseos, hay gente que habla maravillosamente, pero sólo para venderte un par de botas de ante. En televisión tenemos muchos ejemplos de ejemplaridad oratoria. Hay presentadores que se ganan al espectador por su permanente vis cómica, ponles nombre, que hay muchos. Los hay que resultan más creíbles ante la cámara que otros, por su forma de narrar las noticias, es como si creyeran punto por punto cuanto dicen, y además les preocupara. El Señor era otra cosa. El Señor no provocaba emociones, ni sólo quería hacer pensar a las concurrencias. Conozco a muchos contadores de historias capaces de conmover con su relato y además obligarte a guardar tres puntos para la reflexión personal. Seguro que los conocéis bien, andan en mil foros y páginas de internet. Pero ya digo, el Señor era otra cosa…

Los testigos de Cristo se admiraban de Él porque su autoridad provenía de sí mismo, le nacía de las entrañas, provocaba milagros reales con su voz, sabía lo que hay en el corazón de cada palestino que le miraba a los ojos. La suya no era una cuestión de estrategia de campaña, la novedad afectaba a su persona. Él mismo era el dedo de Dios que a todos iba señalando con dulzura, despertando sus cualidades, interrogantes, poniendo sobre las mesas de las casas sus carencias. Su autoridad era la plenitud que tanto anhelaban quienes le oían.

Más allá del discurso, la palabra de Cristo no era una propuesta mágica, era una acción divina. Esto lo entendemos muy bien los sacerdotes cuando llega el momento de consagrar el pan y el vino. Invitamos con nuestro silencio elocuente a la asamblea, a que vayan guardando aún más silencio, porque la autoridad de Cristo está a punto de suceder. “Tomad y comed…”, sin carnes de gallina en la nave central ni conmociones en masa. Unas palabras parecidas a las que pronunciara Dios al inicio de la creación, “y creó Dios la luna y las estrellas, y vio que era bueno”. Y de un pan insípido, nace la carne de Dios. La autoridad del sacerdote es autoridad prestada, quizá no tenga mucha labia, y coincida que esa mañana tiene un dolor de estómago por el que no ha conseguido dormir. Pero el Señor se hace presente, obediente a las palabras de un hombre… Sobrecoge pensar que Dios está pendiente de los labios de un sacerdote para dejarse ver. Es tanta la debilidad de Dios, que quiere hacerse depender de la iniciativa de un ser humano al que le presta su autoridad. Esto lo señalo aquí, para que hoy estéis más atentos al instante del gran milagro de la misa.

Sería bonito que le dijéramos al Señor con más frecuencia que se sirviera de su autoridad para poner paz en nuestras conciencias alborotadas, “Señor, te autorizo a que vengas, instrúyeme en lo que debo pensar y a quién dirigir mi energía”.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup