A paso mudá, 💙 Opinión

Un año después… el resurgir

Parece mentira que echemos la vista un año atrás y nos miremos actualmente. Parece mentira como estábamos confinados, sin disfrutar de la semana más grande del año como estamos acostumbrados normalmente, y como ahora nos dejan salir a venerar a los Titulares de la Semana Mayor. Y mi pregunta es, ¿qué es peor?

La tristeza que vivimos en 2020 fue dura, muy dura, pero no nos dejaban salir, las calles estaban vacías y el azahar lo olíamos desde casa. Marchas sonaban desde los balcones y las azoteas de todos los puntos de nuestra geografía, y muchas horas de redes sociales viendo material cofrade.

Si nos remontamos a la actualidad, la película ha cambiado. Altares, pasos montados, templos abiertos, gente en las calles, olor a azahar en cada rincón que se mezcla con el incienso y el bullicio controlado por las autoridades para evitar contagios, y bandas y agrupaciones realizando actuaciones con pocas semanas de ensayos. Pero si en algo se han parecido estas dos Semanas Santas, es que en ambas no ha habido pasos en las calles.

A mi modo de ver, la Semana Santa 2021 está siendo más dura de lo que parece. Nos quedamos con la miel en los labios, en una Semana Santa más primaveral que nunca, donde la nostalgia nos despierta sentimientos que probablemente nunca hayamos tenido durante esta festividad.

Aun así, paso a paso vamos volviendo a una realidad parecida a la última libertad que tuvimos. De no tener nada, a tener algo. Dios quiera que el año que viene sea algo más, que el virus esté controlado en la medida de lo posible para que el cofrade pueda disfrutar totalmente de su Semana. Se lo merece.

Disfrutad de la Semana Santa con responsabilidad y demos ejemplo.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup