Jaén

Un Domingo de Ramos linarense lleno de melancolía y emoción

Bajo un sol radiante y con una temperatura agradable ha hecho acto de presencia el Domingo de Ramos en Linares. La segunda Semana Santa sin procesiones en la calle y la primera sin confinamiento domiciliar desde que entrara en nuestras vidas la pandemia del coronavirus ha llevado a la calle a centenares de fieles para poder disfrutar de las Hermandades en sus templos y del ambiente primaveral de las calles.

Las Cofradías de Jesús de la Entrada Triunfal en Jerusalén y la Santa Cena Sacramental han sido las protagonistas de esta primera jornada de la Semana de Pasión 2021. La Hermandad del Barrio de San José abría sus puertas a partir de las 10:00H para la celebración de la Solemne Eucaristía del Domingo de Ramos. Posteriormente, sería el turno del pueblo de Linares que abarrotaría la Avenida de José María López Montes con una ordenada cola que alcanzaba la calle Aurea Galindo. Multitud de personas han venerado la Imagen del Maestro y Nuestra Señora de la Alegría que amanecían ataviados con sus mejores galas rodeados de ramos de flores y velas a ras de suelo sobre una elegante alfombra en una mañana en la que el sol ha sido el protagonista indiscutible del día.

Llegada la tarde y la hora en el que la Santa Cena Sacramental debería haberse puesto en la calle, los linarenses se han dirigido, también, a la Basílica de Santa María que se vestía de gala para recibir a decenas de cofrades que no querían perderse la veneración a ninguna de las cuatro Cofradías que hacen Estación de Penitencia desde el templo mayor. El Señor de la Santa Cena y María Santísima de la Paz han presidido la vieja capilla de los Yanguas que habitualmente ostenta una copia de la Virgen de Linarejos. El Señor lucía su ya tradicional toca y María Santísima de la Paz estrenaba una nueva saya bordada sobre tisú rosa, algo pocas veces ha llevado puesto durante la jornada del Domingo de Ramos ya que el color predominante siempre ha sido el blanco.

Sin duda, un Domingo de Ramos con un vacío inquebrantable y lleno de melancolía en recuerdo a aquellos años pretéritos en los que la el color, el olor y el sonido inundaban las calles.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup