Advertisements
Racheando, 💙 Opinión

Una historia de Navidad

Estoy nervioso, como siempre, como desde que era pequeño. La Nochebuena es lo que tiene, los preparativos, las carreras, los discursos de la televisión…

Me voy vistiendo en esta tarde de niebla y frío, siempre me enseñaron a que a la mesa, este día, hay que ir bien emperifollado. Delante de ese espejo de la casa de mis abuelos, abrocho los últimos botones de la camisa, hoy se cena en casa de mis padres, como siempre. Anudo la corbata de la misma manera que mi abuelo me enseñara, y es que no hay mayor herencia que sus enseñanzas, sus valores, sus clases, sus palabras. Un abrigo, una bufanda y a la calle.

Mi barrio sigue igual, los mismos bares, las calles, la gente celebrando la Navidad con su familia antes de la cena, la nostalgia sigue apoderándose de mi. Familias reencontrándose justo antes de la cena, abrazos, besos, lágrimas en un portal al ver al ser querido que tuvo que marchar para encontrar un futuro mejor. En el trayecto voy pensando en toda la gente que nos ha ido dejando este año, sin duda, este año habrá gente que en su mesa tendrá un vacío que nunca podrán volver a llenar.

Llego al fin a casa, y veo ese hueco que nunca se podrá llenar. De pequeños vamos acostumbrándonos a que vayan faltando los abuelos, pero nunca pensamos en el momento en el que falta un padre. Sentados en la mesa, esa noche especial, no dejamos de mirar a ese hueco, esperando ver a esa persona, quizás escuchar una respuesta, un chiste, incluso una caricia al brindar… y lo mejor es cuando se recibe. Se recibe en forma de recuerdos, en los recuerdos felices a esas personas, en sus frases, en sus historias.

Hoy en mi mesa falta la parte de mi familia que vive fuera, mi padre, mis abuelos, pero el mejor cuento de Navidad que contar a los pequeños de la familia o a los nuevos miembros que se suman a ella, son las historias que recuerdan a los que ya no están. Hoy seguiré recordando a mi padre con su sonrisa, sus historias, a mis abuelos con sus enseñanzas… porque dejan de estar físicamente, pero nunca morirán del todo si seguimos recordándolos, y que mejor manera de hacerlo que en una mesa, con gente que les quiere.

Disfruten de esta Nochebuena y Feliz y Santa Navidad.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup