La firma invitada, 💙 Opinión

¿Y si hacemos una crítica constructiva?

Veo, ahora que vuelven los cultos externos, vuelven las bandas, ensayos y todo lo que engloba a nuestra “FE”. Todo el mundo sintiéndose muy cofrade, pero aún no nos hemos preguntado dónde ha estado metida toda esta gente tan devota que está detrás de cada hermandad o formando bulla en cada esquina, todo respetable por supuesto. Hay que reconocer que todos teníamos ganas de tirarnos a la calle a cangrejear y quedarnos pegados en una esquina viendo un paso como hace una revirá , pero hay que hacer una crítica constructiva: a lo mejor debemos plantearnos si es necesario ir a cada pueblo de Andalucía, cada fin de semana, de ruta turística peregrinando, porque antes, los verdaderos devotos se veían solos debido a la falta de asistencia de hermanos en cultos, veneraciones, quinarios o misa de difuntos. Ahí, por lo que se ve, no era momento de sentir la FE.

Lo siento por quien le duela, pero para mí esas personas son las que más se merecen poder ir derrochando fe por las calles de sus respectivos pueblos con sus hermandades y no llevarse los palos por incumplir las normas. Hay que tener empatía y valorar las situaciones sanitarias, ¿por qué todos en la misma calle? Debemos de adaptarnos a la nueva normalidad en la que si no podemos estar todos viendo donde hay una petalá o donde hay una levantá a pulso, debemos respetar e irnos una calle más adelante que seguro que no hay tanta aglomeración, porque hay que verse en la situación de esos hermanos o directivos que pueden ser sancionados o lloverle las críticas en vez de lloverle los pétalos por nuestra forma de ser.

Además, una buena crítica hacia nosotros mismos sería tratar de ser más cofrades y menos “kofrades”. Esta vida, y gracias a Dios, nos está devolviendo a la normalidad poco a poco. Quizás debamos corregir ese ego y esa forma de “querer solo a mi virgen el día de la salida” y participar en cada uno de sus cultos o eventos anuales haciendo hermandad o incluso apoyando a aquellas que tiene menos fervor entre la sociedad cofrade. Creo que es momento de arrimar el hombro entre todos y conseguir que esto no se extinga y que vuelva a al lugar de donde nunca se debería haber ido. Porque sin darnos cuenta nos lo estamos cargando y no nos damos cuenta… o no queremos darnos. Hagamos autocritica y disfrutemos de lo que más nos gusta. ¡cofrades a la calle! (pero con cabeza).

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup